BURGOS CF

La primera victoria fuera desata la euforia en el Burgos

El conjunto de Calero encontró un talismán en el Tartiere, que le ayuda a marcar los mejores números de los cuatro ascendidos.

Burgos
0
La primera victoria fuera desata la euforia en el Burgos
BURGOS CF

El Burgos batió varias marcas pendientes en el partido ante el Real Oviedo. Los tres puntos conquistados aúpan al equipo blanquinegro a la decimocuarta posición, la mejor hasta el momento, y dispara la ilusión de una afición que, desde el primer momento, ha mostrado su apoyo al equipo.

Decía Julián Calero antes del encuentro ante el Real Oviedo que, tal y como veía a sus jugadores, la primera victoria fuera de casa no iba a tardar en llegar. Y la verdad es que acertó de pleno, porque el Burgos se estrenó en el Carlos Tartiere lejos de El Plantío esta temporada. Hasta el momento solamente había sumado dos puntos como visitante, ante el Leganés y Amorebieta, y había sufrido tres derrotas.

Con esos tres puntos logrados, el Burgos alcanza la cifra de trece y se sitúa como el mejor equipo de los cuatro ascendidos esta temporada a Segunda División. Ya supera al Ibiza, Real Sociedad B y al Amorebieta y, además, se distancia a dos puntos del primer puesto de descenso directo que ocupa el Girona. El Burgos también pulverizó el número de goles marcados fuera de casa en un solo partido con los tres logrados en el Tartiere que supera su mejor marca hasta el momento, superando a la que logró en Lezama ante el Amorebieta.

Este triunfo en el sexto desplazamiento de la temporada ha disparado la moral entre la afición burgalesa, que se ha caracterizado por un apoyo incondicional al equipo. Todos esperan el encuentro del domingo en El Plantío ante el Huesca como una nueva oportunidad de seguir cimentando el objetivo de la permanencia.

Además, todo son buenas noticias ya que Julián Calero recupera a los tres jugadores que no pudieron participar en el partido de Oviedo: Grego Sierra está recuperado de su lesión, Riki volverá tras no ir convocado por la cláusula del miedo impuesta en su contrato de cesión por el Oviedo y Fran García ya trabaja con el equipo tras su reciente paternidad.