SALZBURGO

Salzburgo, fábrica de cracks

Adeyemi es la última perla de un club que es la revelación de la presente edición de la Champions y por el que han pasado grandes jugadores.

0

Desde que en 2005 la empresa de bebidas energéticas Red Bull desembarcara en el fútbol comprando todas las acciones del Austria Salzburgo, el equipo austriaco no ha parado de crecer. Tanto es así que lleva tres temporadas consecutivas disputando la fase de grupos de la Champions League, algo que nunca había conseguido, e incluso podría hacer historia clasificándose para octavos de final de la máxima competición continental.

El gran rendimiento de esta temporada se debe al gran talento joven del que dispone el equipo de la factoría Red Bull. El máximo exponente de ello es Karim Adeyemi. El joven delantero alemán de 19 años lleva 4 goles en la presente edición de la Champions (marcó uno en la fase previa) y acumula también 8 dianas en liga. Además, ha debutado con la selección absoluta e, incluso, se ha estrenado como goleador. Eso ha hecho que varios grandes clubes europeos pongan sus ojos en el delantero, que probablemente abandone Salzburgo en unos meses.

Pero no es el único que llama la atención. Okafor, que ayer anotó sus primeros dos goles en Champions con 21 años, o Sesko, al que comparan con Haaland y que a sus 18 años ya ha llamado la atención de clubes como Real Madrid, Bayern o Manchester City y ya es el más joven de todos los tiempos en debutar con Eslovenia. Camara, Aaronson o Simic, hijo del mítico Dario Simic, son otros de los nombres a seguir.

Haaland, el máximo exponente

Erling Braut Haaland es el mejor ejemplo de lo bien que funciona la detección de talento joven en la factoría Red Bull. El noruego despuntaba en el Molde, club de su país, y los austriacos se adelantaron a todos para firmar a un jugador que cinco temporadas después después de su fichaje ya es una estrella mundial. El delantero rompe récords de precocidad goleadora a un ritmo tan vertiginoso que asusta.

Pero Haaland no es el único crack que ha pasado por las filas del Salzburgo. Sadio Mané jugó dos temporadas entre 2012 y 2014 en Austria. Llegó procedente del Metz francés y, tras anotar 45 goles, puso rumbo a la Premier. El Southampton puso 23 millones sobre la mesa para llevárselo, convirtiéndole en el traspaso más caro de la historia del Salzburgo en ese momento. 7 años después de su salida ya ha sido Jugador Africano del Año y pichichi en Premier, además de ganar una liga y una Champions con el Liverpool.

Patson Daka es otro de los ejemplos del gran ojo que tienen en el club austriaco para los delanteros. El zambiano llegó en 2017 procedente del Kafue Celtic, club de su país natal, para jugar en el Liefering, club satélite del Salzburgo. Su paso por el segundo equipo convenció, por lo que decidieron pagar 250 mil euros por su incorporación. Tras la marcha de Haaland, el club apostó por él como recambio y les dio la razón. 61 goles en dos temporadas le convirtieron este verano en el mayor traspaso de la historia de la entidad, ya que el Leicester, donde ya ha explotado, pagó 30 millones para garantizarse un gran sustituto de Vardy.

Szoboszlai, Upamecano, Sabitzer...

Pero no son especialistas en delanteros, sino que son capaces de detectar el talento en todas las posiciones. Szoboszlai es otra de las grandes joyas que han pasado por el Salzburgo. En su caso, el salto lo dio al otro equipo de la factoría Red Bull en Europa, el Leipzig. Aunque su debut en Bundesliga no pudo producirse hasta agosto debido a una grave lesión, el húngaro es uno de los extremos más prometedores de Europa. A pesar de su juventud (tenía 20 años cuando abandonó el club), dejó el equipo austriaco tras anotar 26 goles y dar 29 asistencias.

Sabitzer es otro gran ejemplo. Aunque en este caso solo jugó una temporada y fue cedido por el Leipzig, el austriaco es internacional y este verano fichó por el Bayern, con el que ya ha cuajado grandes actuaciones. Naby Keïta, ahora en el Liverpool, o Dayot Upamecano, incorporado por el Bayern este verano a cambio de 42,5 millones de euros, son otros ejemplos de jugadores que dieron el salto al Leipzig tras destacar en el Salzburgo.

Caleta-Car, Haidara, Kampl, Minamino, Hee-chan Hwang, Gulacsi... La lista de grandes jugadores que han brillado en el conjunto austriaco y ahora se encuentran repartidos por las grandes ligas europeas es amplia. Incluso un español, Jonathan Soriano, se exhibió allí. El catalán, que llegó procedente del Barcelona B, anotó 172 goles en 202 partidos, y entre 2013 y 2015 llegó incluso a competir con Messi y Ronaldo por el título de máximo goleador continental, anotando 94 goles en dos temporadas.

Cuna de grandes técnicos

Pero no solo han sido capaces de desarrollar el potencial de jugadores jóvenes, sino que por el club austriaco también han pasado grandes entrenadores. El primero de ellos fue Giovanni Trapattoni. El Salzburgo fue el último club al que dirigió el técnico italiano antes de su retirada, previo paso por la selección de Irlanda. Trapattoni había dirigido a equipos de la talla de la Juventus, el Bayern o incluso la selección italiana, y se convirtió en la primera gran apuesta del Salzburgo para el banquillo, llevándole a ganar la cuarta Liga del club.

Roger Schmidt fue el caso contrario al italiano. El alemán llegó a Austria procedente de la segunda división alemana y consiguió ganar la liga y la copa. En 2014 se marchó al Bayer Leverkusen, al que dirigió durante tres temporadas, y en la actualidad entrena al PSV. Adi Hütter, actual entrenador del Borussia Mönchengladbach, y Óscar García, que entrenó al Celta y ahora dirige al Stade Reims, son otros ejemplos.

Pero los más destacados son los dos más recientes. Marco Rose estuvo en Salzburgo dos temporadas. En la primera de ellas llevó al equipo a las semifinales de la Europa League, las primeras semifinales en la historia del club en una competición europea. Solo el Marsella, en la prórroga, consiguió evitar que llegaran a la final. Ahora entrena a Haaland en el Borussia Dortmund, con un paso intermedio por el Monchengladbach.

El último ha sido Jesse Marsch. El estadounidense es el primer entrenador en la historia del club que consigue meter al equipo en la fase de grupos de la Champions. Lo hizo, además en las dos temporadas que dirigió al club, aunque en ninguna de las dos tuvo suerte, ya que primero Liverpool y Nápoles y luego Bayern y Atleti le apearon de la competición. Este verano dio el salto al Leipzig, al que le está costando arrancar en este inicio de temporada. Su sucesor es el jovencísimo Matthias Jaissle, apodado como el nuevo Nagelsmann, que está sorprendiendo a toda Europa.