DEPORTIVO

Siempre Manuel Pablo: De PSG y Milan a la épica en la Youth League

El canario, titular en las dos grandes remontadas europeas del Deportivo, logró una nueva gesta con el Juvenil teniendo un papel decisivo desde el banquillo.

0
Manuel Pablo da indicaciones en el partido del Deportivo en la Youth League.
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

"Hay que creer", le pedía Manuel Pablo a sus chicos en la previa del Deportivo - Pogon de la Youth League. Porque pocos saben mejor que el canario lo que la convicción puede hacer cuando Riazor se conjura para una noche mágica: "Sólo había que prender la mecha para que el estadio estallara". Y así fue. El ahora técnico del Juvenil sumó una nueva gesta europea a su trayectoria en el club herculino después de vivir hace dos décadas varias remontadas inolvidables vistiendo la camiseta blanquiazul.

Porque Manuel Pablo es uno de los denominadores comunes en las dos grandes tardes de Champions que toda la parroquia deportivista recuerda. Tanto la del PSG, dándole la vuelta a un 0-3 en media hora, como el histórico 'Milanazo'. El lateral fue titular en ambas y este miércoles, también con cuatro goles, volvió a ser clave, esta vez desde el banquillo.

Después de varios años formándose y aprendiéndose en los cuerpos técnicos del Fabril, el legendario lateral blanquiazul afronta este año su primera aventura como entrenador. No tenía una tarea fácil, heredando al Campeón de España y una generación llamada a triunfar.

En División de Honor está invicto tras seis jornadas, con cinco triunfos y un empate. Pero ha sido en la Youth League donde ha dado su primer golpe en la mesa. Después del batacazo en Polonia, con un castigo mucho más duro de lo merecido, Manuel Pablo supo guiar a los suyos hacia la remontada e intervino con acierto cuando tuvo que hacerlo. Su cambios fueron clave para sostener al equipo en la segunda parte y llegar con opciones a ese último minuto de delirio.

Manuel Pablo: "Me he dejado la voz y la cabeza"

Manuel Pablo contaba cómo lo vivió desde el banquillo: "He disfrutado mucho. Me he dejado la voz y la cabeza. He estado en tensión igual que cuando era jugador. Antes con los contrarios, ahora por mis jugadores. Estábamos haciendo un gran partido. Hemos ido corrigiendo los problemas que nos hemos ido encontrando. En la segunda parte ha tocado sufrir, intenté que no nos hundiésemos demasiado, estar juntos y pasar ese momento".