RACING | EL ALARGUE

El Racing nunca defrauda

Tras dos meses de Liga, nadie espera juego primoroso o apuestas de riesgo, pero sí que los de Romo compitan y eso hasta el momento está garantizado

Santander
0
El Racing nunca defrauda
José Manuel Romero Diario AS

Cuestión de expectativas

Habrá quién piense que el Racing no defrauda porque, en realidad, nadie espera gran cosa. Y no es verdad. O no es toda la verdad. A estas alturas de la película, ya nadie espera un fútbol de seda, una apuesta por el toque, por la posesión, por el riesgo..., vale, eso es verdad. Ya todos sabemos que Romo no es de los que le gusta disfrutar con el trayecto, le gusta llegar. Si puede ser rápido, barato y sin correr riesgos. Pero lo que no es verdad es que los que podemos considerarnos eso que se llama 'entorno' (socios, aficionados en general, medios de comunicación) no esperamos nada. En realidad, siempre les exigimos la victoria. Con razón, o sin ella, para el racinguismo cualquier rival en esta categoría es ganable y la mayoría, además, sin discusión. En el vestuario eso lo entienden como una presión añadida, les parece injusto y les cuesta llevarlo. Tendrán que asumirlo, es lo que hay. Pero, para ser justos, hay que reconocerles que siempre compiten, que nunca han sido peores que los rivales (en partidos que han ganado, tampoco mejores) y que los resultados son buenos. Así que, a seguir. Ellos a lo suyo y nosotros, a lo nuestro.

Jugador de entrenadores

Pasa mucho con los pivotes defensivos. De Busquets y Casemiro para abajo, con casi todos. Son futbolistas imprescindibles (los buenos) para el buen estado de la taquicardia de sus técnicos, pero no acaban de entrar por el ojo de los aficionados. Y, en principio, de eso que se llama 'la prensa' (como si fuéramos un equipo que consensúa sus opiniones, cuando en realidad nos llevamos más mal que bien y, además, competimos entre nosotros). Fausto Tienza es de esos. A los de fuera se nos van los ojos a por muchos de sus compañeros, más espectaculares, más profundos, más chisposos, que juegan para adelante..., pero Romo se dejaría cortar una mano por tener once Tienzas. El domingo, el míster, que es más amarrategui que la media, hizo cosas muy extrañas para meter al de Talavera La Real, y probablemente hizo descarrilar a alguno de los otros, pero Tienza jugó muy bien. Defendiendo es muy bueno, muy aplicado, muy generoso y, sobre todo, muy fiable. Y en su tierra, además, estuvo mejor con el balón de lo que había estado hasta ahora. ¿En casa, ante el Depor, también va a sacrificar a Bustos, o a Camus, que está muy bien? ¿Y si no, se cargará a Íñigo? Creo que contra los buenos, para Romo su once empieza por Tienza..., y a lo mejor no le falta razón teniendo en cuenta su manera de ver el fútbol.

Fausto Tienza abandonó El Vivero aplaudido por sus paisanos pacenses.

No todo estuvo bien

El triunfo en El Vivero, tras un jugadón inmenso de Soko y Cedric, da por bueno el esfuerzo del equipo, amplia la buena racha de resultados y deja al Racing metido de lleno en la larga lucha por el ascenso que va a quedar muy matizada en el próximo mes. Eso no quiere decir que todo lo que se hizo allí estuviera bien hecho. La estrambótica decisión de colocar a Íñigo de extremo izquierdo ni tuvo sentido ni salió bien. Ni para el de Ampuero ni para el equipo y lo de Satrústegui en el lateral izquierdo sigue chirriando: pierdes al mejor central para tener un lateral izquierdo de lo más corriente. Entre una y otra decisión, todos los problemas defensivos del Racing llegaron por ahí. Y, otra cosa, llámenme raro pero no me parece que sea obligatorio sustituir a Pablo Torre en el último cuarto del partido. Aunque le pongan de extremo izquierdo, como en Avilés y como meditó Romo hacer en Badajoz, el Racing es mejor con Pablo que sin él. Y si un día le vemos de volante en un 4-3-3, ni les cuento.

¡Viva el ruido!

Las dos últimas veces que El Sardinero fue 100% los Campos de Sport fue en febrero de 2020, hace 20 meses, justo antes de la maldita pandemia: Racing-Zaragoza (29/02/20) y Racing-Sporting (16/02/20). Partidos de verdad. De los de siempre. Con 11.263 y 20.158 espectadores, respectivamente. Se me humedecen los ojos. El duelo del domingo frente al Depor también es de los de verdad y huele a fútbol. No creo que sea realista pensar en llegar a llenar tanto como aquel día del Sporting, pero no descarto que se superen los del día que los de Oltra empataron con el Zaragoza (otro drama aquella maldita liga: empataron los aragoneses en el 90'). Los deportivistas ya han comprado más de mil entradas y estamos a lunes, no se descartan 2000 gallegos y el racinguismo empieza a venirse arriba. Los 10.000 los doy por seguros y no descarto los 12.000. ¿Algún día volverán a ser así todos los partidos?

Un centenar de valientes hicieron 800 kilómetros hasta Badajoz. Los del depor serán muchos más en El Sardinero.