INGLATERRA

Adrián, de héroe a olvidado

El guardameta del Liverpool vio como Kelleher, tercer portero, le adelantaba en la portería ante la ausencia de Alisson. Momento crítico para el jugador español.

0
Adrián, de héroe a olvidado
LEE SMITH AFP

Adrián no vive sus mejores tiempos en Liverpool. A pesar de renovar su contrato con el conjunto red el pasado verano hasta la temporada que viene, el guardameta español está pasando por una etapa en el ostracismo. Tanto es así que en lo que llevamos de temporada aún no sabe lo que es ponerse los guantes y defender la portería de su equipo.

Atrás queda aquel 14 de agosto de 2019 cuando Adrián fue el protagonista de la Supercopa de Europa que ganó el Liverpool ante el Chelsea. El portero paraba el penalti decisivo de la tanda a Tammy Abraham y se convirtía en el héroe de la afición red. Tan solo 9 días después de fichar por el Liverpool, Adrián era un ídolo, el sevillano había caído de pie. Además, la lesión de Alisson dejó que el guardameta tuviera continuidad en Premier, pero pronto comenzó a vivir la realidad constante en su andadura en Liverpool.

El ex del Betis y West Ham se embarcó en la aventura red con el conocimiento de que su rol en el equipo sería de suplente de Alisson. Lo que no se esperaba es que ante las bajas del portero titular no fuera a contar para Klopp. Y es que en lo que llevamos de temporada, Adrián ha visto como Kelleher le ha adelantado como segundo portero del Liverpool. En lo que llevamos de temporada, el guardameta español solo ha sido convocado en dos ocasiones por el técnico alemán, en favor del canterano.

Este fin de semana, la difícil situación que vive Adrián se ha hecho más evidente. Ante la baja de Alisson debido a que el brasileño no llegaba a tiempo a preparar el partido frente al Watford, ya que volvió de su convocatoria con la 'canarinha' el pasado viernes, Klopp dio la titularidad al joven Kelleher. Eso sí, el irlandés dejó la portería a cero. No es la primera vez que se produce este 'sorpasso' entre los guardametas suplentes. La temporada pasada ocurrió en Champions ante el Ajax y Adrián lo afrontó con la máxima elegancia. Seguro que en esta ocasión habrá sido igual, ya que si algo tiene claro el sevillano es que es un hombre de club.