SEGUNDA

Leganés - Valladolid, duelo sin ex polémicos, pero con vidas cruzadas

Cuéllar y Miguel De la Fuente habrían puesto morbo al partido, pero ambos dejaron Butarque en verano. Mesa y Raúl, ex pepineros en Pucela. Weissman pudo ser del Leganés.

0
Leganés - Valladolid, duelo sin ex polémicos, pero con vidas cruzadas
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Leganés - Valladolid de mañana en Butarque (16:00) será un partido de vidas cruzadas. De jugadores que lucieron un escudo y han acabado defendiendo el que será esta vez su enemigo. Algunos también pudieron acabar en traspasos entre Pucela y la Avenida de los Once Leones, pero se quedaron en el camino. Son historias que en este duelo alimentarán el morbo de los ex. Aunque, curioso, los que han sido en estos años principales impulsores de este sentimiento ya no estarán en el partido. Cuéllar (Sporting) y Miguel De la Fuente (Alavés) le restarán picante al duelo.

Ambos fueron en las últimas temporadas objeto de episodios cargados de fricción entre ambos equipos. El primero, Cuéllar, porque amagó con irse al Pucela, incluso firmó un pre contrato para marcharse libre en 2019, pero acabó renovando por el Leganés en una jugada jurídica que terminó en derrota de los blanquivioletas. Este verano salió de Madrid como leyenda Pepinera para retornar al Molinón. Algo similar sucedió con Miguel De la Fuente, declarado en rebeldía en el Valladolid para negarse a renovar. El ariete activó una cláusula que le permitió irse gratis al Leganés en una cesión que, tiempo después, acabó en los tribunales con las tres partes implicadas llegando más tarde a un acuerdo que evitó que la sangre llegara al río. Este verano, ya libre de su contrato con el Valladolid, y aunque Asier Garitano pidió que se quedara, marchó al Alavés de Primera.

Los otros ex de ambos bandos

Así que, sin los dos focos de morbo en Butarque, las miradas se centran en otros ex menos polémicos. En el Leganés militan Arnaiz y Bruno. El primero marchó del Valladolid dejando 3,7 millones de euros y el recuerdo de un jugador desbordante que, soñó el Pucela, pudo retornar el verano pasado. El Leganés se negó a vender. Bruno, tras una temporada solo en Valladolid, se convirtió en fichaje in extremis del Leganés este verano y ahora es intocable para Garitano.

En el bando opuesto, Roque Mesa y Raúl García representan el pasado pepinero en Valladolid. El primero solo jugó cedido un curso en Butarque. El año del descenso a Segunda en el que ocupó posición de titular intermitente. Curioso: su único gol con la zamarra Pepinera sucedió en Valladolid.

Raúl García Carnero llegó a Zorrilla tras su paso por Girona y Getafe. Su estancia en Butarque fue mucho más satisfactoria que la de Mesa. Fichado a coste cero en 2017 tras dejar el Alavés, fue activo importante en la campaña blanquiazul que terminó con el Lega salvando la categoría y plantándose en las semis de Copa. De hecho, Raúl fue titular en el ‘Pepinazo’ del Bernabeu. Con la salida de Garitano y la llegada de Pellegrino su suerte cambió. Aunque él quería renovar, el Flaco lo orilló para dar trato preferencial a Jonathan Silva. En enero de 2019, y ante la escalada de tensión entre unos y otros, Raúl salió libre al Girona previa promesa de que su marcha fuera solo al equipo catalán o al Eibar. Así se evitaba temporalmente un fichaje por el Getafe que ya entonces estaba apalabrado y que se hizo realidad solo seis meses después. En este duelo no podrá jugar por estar recién recuperado de sus problemas de rodilla. Aún le queda tiempo para incorporarse al trabajo grupal.

En las filas del Valladolid también milita Weissman, fichaje pucelano del curso pasado que en enero de 2020 fue objetivo del Leganés para reemplazar a En Nesyri. Las altas exigencias económicas de su traspaso y las dudas que le ofrecía el proyecto de Butarque evitaron que terminada luciendo la zamarra del Leganés. Mañana la tendrá en frente pero luciendo el escudo del Valladolid.