INGLATERRA

"Todos los cracks mundiales querrán venir al Newcastle"

Fede Fernández, argentino de 32 años y uno de los capitanes de las urracas, atiende a AS para hablar de la enorme revolución que ha supuesto el cambio de propietarios y la llegada saudí.

0

El nuevo Newcastle echa a rodar este fin de semana: el mismo, pero a la vez también nuevo. Después de la compra del club, un nuevo horizonte asoma para todos. Uno de ellos, Fede Fernández, cumple su tercera temporada como central del equipo y hasta ha sido ascendido a la posición de capitán en las últimas dos jornadas de la Premier League. A sus 32 años, el argentino es uno de los líderes del club en el presente y sabe que la realidad del Newcastle no cambiará de la noche a la mañana. Harán falta tiempo y también victorias, unas cuantas victorias, porque las urracas todavía no han ganado esta temporada y son antepenúltimos. Eso es lo prioritario, primero para salir de la parte baja de la tabla y después para atraer a nuevas figuras. Porque vendrán. Porque fichajes habrá. Porque cambios también habrá. Y Fede quiere vivir este proceso como uno más del equipo para conocer los nuevos límites que le esperan al Newcastle.

-¿Cómo ha vivido estos primeros días del nuevo Newcastle?

-La ciudad estuvo revolucionada por este tema y por todo lo que generó a nivel mundial. Son tiempos de cambio en los que miramos hacia el futuro con mucha ilusión. Además, el otro día conocimos a los nuevos dueños.

-¿Cómo se enteraron de la compra del club?

-Lo vimos por la prensa y después, el lunes, tuvimos la oportunidad de conocer a los dueños después del entrenamiento. Vinieron y nos saludamos. Quedaron en volver pronto porque ahora hay muchos que están con las selecciones. Cuando todo el grupo esté de vuelta, nos dijeron que quieren tener una charla para transmitir lo que ya han contado públicamente: que será algo paulatino que va a llevar tiempo. Nosotros intentaremos ayudarlos para crear una buena estructura.

-Es una etapa muy ilusionante porque el club crecerá con ustedes, ¿no es así?

-Somos parte del proyecto, sin duda que cambiará, pero no podemos pensar mucho en el futuro. Independientemente de lo que pueda pasar en el futuro tenemos que rendir en el presente.

-De cara al público, los nuevos propietarios no están queriendo elevar las expectativas, pero cada día se vinculan nuevos nombres... ¿Eso también lo hablan ustedes?

-Sí, sí, el juego mediático no lo podemos controlar, hay que mantenerse un poco al margen. Esto es algo a largo plazo y va a ir cambiando cada año. Hay muchas cosas que hacer en el club todavía como los campos de entrenamiento, el estadio, mantenimiento, otras cosas en las que trabajar... Para nosotros, los jugadores, es un momento muy importante.

-¿Cambia la perspectiva del club en el mercado?

-Está en nosotros el volver a ganar partidos y mantener un buen nivel para atraer a los jugadores que nos puedan hacer mejores.

-Sin embargo, todavía no han ganado en la Premier League, todo no puede cambiar de la noche a la mañana.

-Exacto, es así. Nosotros estamos enfocados en encontrar esa victoria que nos permita cambiar la dinámica, ojalá sea el domingo porque la gente va a estar apoyando. Ya lo habéis visto en los vídeos que han dado la vuelta al mundo. Tenemos que conseguir hacernos fuertes de locales. Si estamos en una posición más alta, las cosas serán más fáciles.

-En otras palabras, hay trabajo por delante.

-A ver, está claro que tiene que ser algo progresivo. Los nuevos dueños irán haciendo cambios en la medida que ellos crean que son convenientes. Habrá cambios, sin duda, pero todo lo que sea para mejor bienvenido sea.

-Habrá lleno el domingo en St. James' Park, han agotado entradas para viajar al Crystal Palace... ¿En qué nota la presión social del Newcastle en el día a día?

-Es un club y una ciudad donde los hinchas son muy fieles, siempre siguen al equipo, no importan las circunstancias. En casa caben 52.000 personas y siempre han estado ahí, esto genera mucho entusiasmo. El Newcastle es un club cuya hinchada es de las mejores de Inglaterra.

- Además, es uno de los capitanes del equipo.

-Que nosotros podamos demostrar esa garra que el aficionado demanda y que se sientan identificados es clave. Ojalá sea algo lindo para la ciudad y para el club, que sigamos construyendo hacia adelante y que se vayan viendo los frutos.

-Quien ha recibido muchas críticas es Mike Ashley. Se le acusa de muy poca conexión con el club y con la ciudad. ¿Tampoco tenía relación con la plantilla?

-No me quiero meter porque ya no está. Pero lo que puedo decir es que la gente nueva quiere estar más cerca de la ciudad y más cerca del club, quieren intentar que la comunicación sea más clara y más fluida, y por lo menos los primeros días han sido así. En este apartado, la gente lo está viendo.

-Uno de los referentes actuales del Newcastle es Allan Saint-Maximin, ¿qué puede decir de él?

-¡Es un lindo personaje! A la gente le encanta su habilidad y su desequilibrio, pero en los entrenamientos es un chico muy tranquilo. Además, es joven y tiene mucho futuro por delante. Esta situación también influirá en la gente joven del club porque en lugar de saltar a un club más grande tras haberlo hecho bien aquí, ahora tendrán la posibilidad de ver un futuro en el Newcastle. Podrá ser al revés: que jugadores importantes vengan aquí.