EL PROTAGONISTA DE LA JORNADA 8

El 'Bichito' renace en Gran Canaria

Jesé Rodríguez ofrece claros indicios de volver a ser aquella leyenda de 'La Fábrica' a la que una lesión cortó su imparable proyección en el Real Madrid. Muy buenas noticias para su club.

0
El 'Bichito' renace en Gran Canaria
Carlos Diaz-Recio Diario AS

A la enésima, o casi, va la vencida. Tras muchos tumbos, acaso deambulando con toda la pena y ninguna gloria en París, Londres, Lisboa, Sevilla (Betis) o Gran Canaria, el 'Bichito' parece estar de vuelta. Ahora sí, la resurrección de Jesé Rodríguez parece un hecho.

Tanto el futbolista como los dirigentes de la Unión Deportiva reconocieron el pasado verano la necesidad de que se sintiera a gusto con su entorno para volver a ser el que un día apuntó tan alto, y qué mejor que su ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, y la institución deportiva más importante de Canarias para darle su última oportunidad.

El domingo, ante el Cartagena, Jesé soltó todo el perfume futbolístico que siempre llevó dentro, impregnando este partido, y de paso a la categoría de plata del fútbol patrio, de ese aroma de estrella que nunca le abandonó pese a que no se comió una mísera rosca desde que salió del Madrid. Es algo que venía de lejos. Marcó un gol, le 'regaló¡ el suyo a Peñaranda e hizo lo propio con Jonathan Viera, íntimo amigo tanto dentro como fuera del terreno de juego, que falló el gol más fácil de su carrera. Igualmente, asistió a Cardona, pero su tanto fue bien anulado por el VAR.

Jesé, punta de lanza del ataque del equipo bien adoctrinado por Pepe Mel, suma tres goles y cuatro asistencias en las primeras ocho jornadas ligueras. Por ser, es el primero que presiona a la defensa rival y las principales arengas son las suyas. Le ganó la batalla a aquellos que pensaban que venía a disfrutar de un retiro dorado, como quien deja pasar el tiempo sin ser consciente de una decadencia futbolística que en este caso no fue tal.

Poco a poco, consciente de que el último tren pasó por delante de él cuando peor lo tenía, ha ido ganando su propia guerra, aquella que le llevó a vencer a sus principales demonios, que tanto le recitaban, maléfico este coro, esas malas melodías que tanto resonaban en su cabeza. Ahora, en su interior, vuelven a tener cabida los goles, muchas asistencias (cuatro, líder de la liga en este apartado) y mucha esperanza. El ‘Bichito’ ha renacido.