REAL VALLADOLID

Pacheta: "Tenemos que trabajar mejor para que llegue la victoria"

El técnico del Real Valladolid pasó por los micrófonos de SER Deportivos Valladolid e insistió en el mensaje de calma alrededor de su equipo.

Valladolid
0
Pacheta: "Tenemos que trabajar mejor para que llegue la victoria"
IGNACIO BAILADOR

José Rojo Pacheta afronta una semana importante, aunque en un momento temprano, después de tres derrotas que han hecho que el Real Valladolid se tambalee. Aunque "no es la mejor semana", como confesó en SER Deportivos Valladolid, el técnico burgalés no pierde el ánimo e insiste en que sacará adelante esta situación, insospechada después de ser señalados por muchos como uno de los claros favoritos al ascenso a Primera.

No obstante, el entrenador blanquivioleta sabe que el hecho de "vivir de la emoción genera esto", el dolor y las críticas recibidas por su equipo estas últimas fechas después de acumular tres tropiezos consecutivos. "Sentimos este momento. Todo el equipo está sensibilizado. Tenemos que trabajar mejor para llegar a la victoria", aseveró sin hacer ningún reclamo a la afición ni a los críticos, reiterando el mensaje de que en la derrota hay que saber encajar.

Pese al nerviosismo del entorno, este miércoles el club ha cerrado filas alrededor de su figura, acompañándole antes de la sesión de entrenamiento, un comportamiento que agradeció. "No se puede tratar al entrenador mejor que lo que lo hace el club, por eso me siento todavía más dolido. Tenemos que enamorar a nuestro público y voy a conseguir que la gente se enganche", dijo sin titubear un Pacheta que considera que ya lo había hecho, pues hay más 18.000 abonados.

"Yo al público solo tengo que ofrecerle cosas. Si ante el Alcorcón lo hacemos, seguro que nos va a dar más y a estar con nosotros. Cuando se te pone en contra es duro, pero tenemos que aceptarlo y volverlo a nuestro favor transmitiendo energía. Si nota pasión en el juego lo va a agradecer. Espero que el equipo transmita la energía con la que entrena, porque con eso el primer paso va a estar dado", aseveró, lanzando un primer puente hacia el domingo.

En el proceso

Optimista y enérgico por naturaleza, Pacheta sigue convencido de ir "a salir de esto", después de percibir la última derrota como inmerecida (como, quizás, alguna de las victorias anteriores). Su misión es "buscar la solución", y el equipo, a su juicio, da "muestras" de estar en ello, o así lo percibió frente al Girona. Por encima de ese partido, destacó la primera media hora frente al Tenerife como la idílica, por el dinamismo y verticalidad mostrados y la reacción que tuvo el equipo ante el primer y tempranero tanto.

No obstante, percibió ese día una falta de chispa al final que siente lógica, después de los golpes recibidos, y que sus pupilos están acusando, como acusó el penalti de Roque Mesa, la roja de Weissman, la no pena máxima por mano del otro día o la cobrada a Queirós. "La mano es un penalti que hay que pitarlo. Yo a los árbitros les exijo que acierten siempre, porque yo pago sus errores con mi puesto de trabajo y ellos no pagan los míos", dijo sin detenerse.

Y es que en el proceso en el que se encuentra prefiere no hacerlo en debates como el del dibujo ni en las críticas, ya que "cuando pierdes, se abren todos los debates y toda esa crítica tiene razón". "Hace tres semanas no se hablaba de esto. Tenemos un equipo con compromiso. Que no dude nadie: vamos a seguir buscando alternativas", continuó explicando, puesto que por su mente pasa "romper esta dinámica" y seguir adelante con un proceso de cambio de chip que "no es fácil" con respecto al pasado curso.

Y es que, dice Pacheta, no le gusta "hablar del pasado", pero "no es fácil sacar todo eso de jugadores que han sufrido" como lo hicieron los blanquivioletas. A ello hay que sumarle que "el equipo se está ajustando con los puntos en juego", algo que ya afirmó previamente y ahora cobra sentido, unos ajustes continuos para los que ha perdido a dos jugadores para la causa: Hugo Vallejo y Pablo Hervías, que te dan "alternativas por fuera".

Con todo, el técnico es de los que creen que el elogio debillita, y aunque cree que tiene "una buena plantilla", explica también que serán los mejores si son los primeros. "A los tres que hemos bajado nos está costando arrancar. La Segunda es muy puñetera y está muy igualada. Esto es larguísimo; no se asciende en agosto ni en septiembre y si tienes demasiada urgencia en conseguir el objetivo, cualquier traspiés es un mundo", insistió.

"Cada vez el fútbol lo manejo peor"

La entrevista a Pacheta en la Cadena SER sirvió para conocer un poco mejor cómo el técnico se forjó como tal en sus experiencia en el extranjero o cómo, con su experiencia, está viviendo este momento. "Cada vez el fútbol lo manejo peor y hasta me afecta al sueño. Pagan esta profesión mi mujer y mis hijos. Somos unos privilegiados, porque nos dedicamos a un juego, pero la profesión es dura", afirmó en un momento.

Así, aunque procura "no atender a la crítica", reconoce estar al tanto de lo que le rodea porque le informan, si bien sigue siendo "el mismo en la victoria y en la derrota", abstrayéndose de la vitola de "fenómeno o fracasado" que reciba según los éxitos de cada etapa. Esta, en Zorrilla, la ve como una oportunidad que no se le puede "escapar", en un club "muy grande, con una gran estructura, estable...". "No he tenido un camino fácil para llegar aquí", recordó, rememorando, por ejemplo, aquellos meses solo en Tailandia.

Ni se arrepiente, ni lo hará, de la contundencia en el mensaje a su llegada, cuando afirmó que venía a ascender, porque él es así y así le ha ido "muy bien" en sus 30 años de profesión, considera. "Yo no seré más dulce o más suave porque vengan mal dadas. Yo es lo que sé hacer, y si no me sale transmitir esa pasión, estaré más lejos de conseguir todos mis objetivos. Ahora tenemos un bache jodido y es una hecatombe. Tenemos que conseguir ganar", deseó, casi como si fuera una obligación.