BARCELONA

La trilogía diabólica de Koeman

El Barça perdió LaLiga la temporada pasada contra sus tres próximos rivales. Ante Granada, Cádiz y Levante se le fueron diez puntos que resultaron decisivos en el campeonato.

0
La trilogía diabólica de Koeman
LLUIS GENE AFP

Si es cierto que Koeman se juega su puesto en los próximos tres partidos, deberá andar con cuidado. Si el Barça cree que el calendario es asequible esta semana, también. La temporada pasada, los azulgrana 'tiraron' diez puntos contra sus tres próximos rivales, Granada, Cádiz y Levante. Cada uno en su momento, esos tropiezos resultaron decisivos en su adiós definitivo a la Liga 2020-21.

Cronológicamente, el primero en hacerle papelillos fue el Cádiz. En el antiguo Carranza, el Barça fue un disparate en defensa y regaló los dos goles. El 2-1, firmado por Negredo, después de un triple error de Jordi Alba, Lenglet y, principalmente, Ter Stegen, que estrelló el balón en el rival y permitió el gol del delantero. Antes, Mingueza, y otra vez el portero, con problemas en los balones aéreos, habían permitido el 1-0. El resultado hizo daño al Barça. Pero no se quedó ahí. En la segunda vuelta, y con el partido tocando a su fin con 1-0, el Barça se echó a dormir y Lenglet, en uno de los muchos penaltis absurdos que cometió durante la temporada, le dio una patada a Sobrino. Áex Fernández marcó el penalti y cortó la remontada azulgrana en LaLiga. Hasta cinco puntos volaron frente al Cádiz de Álvaro.

Pero la gran estocada de LaLiga para el Barça vino a finales de abril. Después de una espectacular remontada, con triunfos de mérito en Anoeta, San Mamés, Villamarín, Sánchez Pizjuán, estadio de La Cerámica, los azulgrana jugaban ante el Granada el partido aplazado de la jornada en la que habían jugado la final de Copa ante el Athletic. Si ganaban, se ponían, con 74 puntos, por delante del Atlético de Madrid (73) y Real Madrid (71). Y el Barça empezó ganando pero, en un horrible final de partido, se dejó ir y cayó 1-2. Ahí firmó su sentencia en la Liga. El equipo se cayó y, después de empatar ante el Atlético, viajó a Valencia para visitar al Levante en Orriols. Después de tener el partido 0-2, se durmió y los granota empataron a dos. Dembélé hizo el 2-3, pero el Barça no fue capaz de controlar el partido y terminó empatando y sacando bandera blanca, especialmente Ter Stegen, que ya por su época andaba medio lesionado y concedía un gol casi en cada tiro. Nada menos que diez puntos tirados en una trilogía diabólica que ahora viene en tres jornadas consecutivas. No hay en juego una Liga, pero tal vez sí la continuidad de un entrenador, por lo que a Koeman y a su vestuario les convendría no confiarse.