REAL VALLADOLID

Pacheta calca su inicio con el Elche... y terminó subiendo

En sus campañas con los ilicitanos en Segunda le costó arrancar, pero en la segunda vuelta sus equipos rinden mejor y alcanzan los objetivos.

0
Pacheta calca su inicio con el Elche... y terminó subiendo
PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO DIARIO AS

Valladolid, ciudad tan dada a pasar del blanco al negro en una semana, está preocupada. La mala imagen dada por el Real Valladolid tanto en Burgos como contra el Tenerife ha deshinchado el globo que ya volaba solo después de sumar siete puntos de nueve. Ahora con 0 de seis y las malas sensaciones han llegado las primeras críticas y las dudas. Pese a que los jugadores descarten que las haya, sólo hace falta ver su desempeño en el último partido de Zorrilla para atestiguar que los conceptos no están claros. En cinco jornadas el balance es de siete puntos, fuera del playoff y cinco goles a favor y seis en contra. Pobre para un candidato al ascenso.

Con las dos derrotas, el foco se ha puesto en los jugadores y como no podía ser de otra manera, en Pacheta, entrenador del equipo pucelano. No sólo por las dos derrotas consecutivas, no por las sensaciones terribles que dio el equipo, sino por las declaraciones posteriores con poca autocrítica y sí mucho convencimiento de que él será capaz de sacar este proyecto adelante. En estas situaciones suele ser interesante fijarse en lo que hizo el técnico en el Elche, el espejo en el que mirarse para entender el desempeño del burgalés en Segunda.

Aunque las circunstancias no son ni parecidas, porque el año que el de Salas de los Infantes subió con los ilicitanos era su segunda en la categoría de plata, mientras el Real Valladolid es un recién descendido, si miramos a las cinco primeras jornadas podremos observar muchas similitudes. Como ahora, el segundo Elche de Pacheta sumó siete puntos de 15. Perdió en casa con el Fuenlabrada (0-2), ganó en Alcorcón (1-2), perdió de nuevo en La Romareda con el Zaragoza (1-0), empató en el Martínez Valero con el Lugo (1-1) y volvió a ganar a domicilio (0-2) en Oviedo. En total siete puntos con cinco goles a favor y cinco en contra. De hecho, en la primera vuelta, de las 21 jornadas sólo estuvo en playoff en la ocho, mientras que a partir de la 26 estuvo entrando y saliendo de la zona de promoción para terminar sexto y subir en las eliminatorias.

Que a los equipos de Pacheta les cuesta arrancar lo demuestra también el hecho de que la primera de sus temporadas en segunda en Elche, recién ascendido de Segunda B, a los ilicitanos les costó coger el aire a la categoría y a la forma de jugar del técnico. Entonces, temporada 2018-19, el Elche sumó cinco puntos en las cinco primeras jornadas, estuvo en zona de descenso o filtreando con la misma toda la primera vuelta, para mejorar su rendimiento en la segunda y acabar en un meritorio undécimo puesto para un equipo que acababa de subir y que sumó 55 puntos.

Con estos datos en la mano, el Real Valladolid puede ser optimista, armarse de paciencia con la esperanza, fundada por los resultados anteriores del técnico, que la situación mejorará cada partido y en la clasificación. El metodo Pacheta parece que da resultado, pero no a corto plazo por lo que habrá que confiar en que vuelva a suceder.