REAL ZARAGOZA

La familia Alierta sopesa la oferta de Spain Football Capital

Un portavoz del accionista mayoritario del Real Zaragoza ha confirmado a AS la recepción de la propuesta de compra, pero sin realizar ninguna valoración al respecto.

Zaragoza
0
El presidente Christian Lapetra y el vicepresidente Fernando Sainz de Varanda.
ALFONSO REYES

César Alierta, accionista mayoritario del Real Zaragoza, se encuentra sopesando, junto a sus sobrinos y consejeros de la sociedad anónima deportiva, Fernando Sáinz de Varanda y Juan Uguet de Resayre, la oferta de compra de sus acciones que presentó anoche, a través de un correo electrónico, Spain Football Capital, la sociedad que controlan el abogado barcelonés Kiko Domínguez y el empresario asturiano Carlos Álvarez del Campo. Un portavoz de la familia Alierta ha confirmado a AS la recepción de la mencionada oferta, pero sin realizar ninguna valoración más al respecto, lo que alarga al menos unas horas el periodo de incertidumbre, aunque el accionista mayoritario ya había dado por caducada la primera oferta de Spain Football Capital.

Esta segunda propuesta fue remitida ayer, durante el partido frente al Fuenlabrada, al consejero Juan Uguet y no incluye un plazo límite para responder, como sí se aseguraba en el comunicado que Spain Football Capital envió al ‘Heraldo de Aragón’ el pasado 4 de septiembre.

Después de una negociación de casi ocho meses, el largo silencio de Spain Football Capital llevó al Real Zaragoza el 4 de septiembre a emitir un comunicado advirtiendo de la apertura de un proceso ordenado de entrada de capital, a través del despacho de abogados de Cuatrecasas en la capital aragonesa, para estudiar todas las ofertas de compra de acciones que lleguen a la sociedad anónima deportiva. Spain Football Capital respondió entonces de forma inmediata con otro escrito en el que se comprometía a enviar una oferta vinculante en el plazo de una semana.

Los términos de esta oferta no han trascendido, aunque hay que recordar que en la negociación inicial, que se vio frenada desde los primeros días de julio, la propuesta que se filtró desde Spain Football Capital contemplaba el abono inmediato de los algo más de seis millones de euros del capital social que representan las familias Alierta (50,56), Yarza (13,46%), Iribarren (13,465) y Forcén (13,46%), en total el 90.94% de las acciones de la sociedad anónima deportiva, además de otros 3,5 millones al propio César Alierta por un crédito participativo y otros diez millones para atender las obligaciones de pago más urgentes de la sociedad anónima, como plazos con la Agencia Tributaria y también de diferentes préstamos bancarios. Y luego, claro, estaba la asunción de los avales firmados por los patronos Alierta, Yarza, Iribarren y Forcén. En total, casi 20 millones en una primera inversión de choque.