ARSENAL

Arteta: "Quería golpearme"

El técnico español del Arsenal revela lo duro que ha sido para él lidiar con los malos resultados de su equipo y la presión que está teniendo que afrontar.

0
Mikel Arteta.
DANIEL LEAL-OLIVAS AFP

Tres derrotas consecutivas en el arranque de la Premier más un decepcionante pasado curso ha sido demasiado para Mikel Arteta. El técnico español ve como tiene que desayunarse cada día un racimo de críticas en su contra por parte de la prensa inglesa, donde incluso exjugadores lo ponen en duda. El Arsenal afrontaba el partido contra el Norwich como una final, sin exagerar. En la zona baja de la tabla, la situación era insoportable para todos.

Por suerte para Arteta y su equipo, firmaron un triunfo un casi una final. El gol de Aubameyang le permite coger aire. La temporada es más que importante para el Arsenal. El club acometió una remodelación deportiva y mantuvo a Arteta al mando. El entrenador siente la presión y no esconde por lo que está pasando. "Creo que es imposible no traer tu trabajo a casa. Es por eso que cuando ves a tus hijos corriendo a tu alrededor y a tu esposa tratando de cambiar de tema ves todo desde una perspectiva diferente, es útil", afirma. El técnico nota el ambiente extraño alrededor del equipo y eso le afecta a él y a los suyos.

"Esa negatividad tiene que desaparecer. Tienes que tener en cuenta que antes que nada estás haciendo todo lo que puedes en tu mejor capacidad, y no te engañas ni busques excusas. Normalmente, lo más fácil es culpar a los jugadores: 'No son lo suficientemente buenos. Tengo esto, tengo aquello'. Y luego tratas de entrenarlos en exceso. No estaba dispuesto a hacer eso porque, en primer lugar, ellos no se lo merecen. La gente de este club no se lo merece. Solo quieres golpearte a ti mismo porque no estás haciendo las cosas bien y no estás obteniendo el resultado que crees que se merece", reconoce.

Arteta tiene fe en revertir una situación que no es fácil. El Arsenal ha comenzado mal y otra temporada como la anterior sería demasiado. El equipo no juega en Europa por primera vez desde que se estrenara el Emirates y la hinchada esperaba estar cada vez más cerca de los mejores y no en esta situación. Mientras, la sombra de Wenger sigue planeando.