VALENCIA

La odisea de Cillessen: solo jugó 40 de 95 partidos con el Valencia

Bordalás medita darle al neerlandés los galones de titular en Pamplona tras el ciclo de tres partidos en los que Mamardashvili se ganó la continuidad con sus actuaciones.

0
La odisea de Cillessen: solo jugó 40 de 95 partidos con el Valencia
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Jasper Cillessen está viviendo una odisea desde que llegara al Valencia en el verano de 2019. El neerlandés, segundo fichaje más caro de la historia del club en términos contables (35 millones) tan solo ha jugado, por diferentes circunstancias, el 42% de los partidos posibles (40 de 95).

Bordalás decide esta semana si, de cara a la vuelta de la Liga en Pamplona, aprovechando a su vez el viaje con su selección de Mamardashvili, otorga galones de titular a Cillessen o mantiene su apuesta en el joven georgiano, que pasó de ser un refuerzo para el filial a una de las sensaciones en el arranque liguero. Mamardashvili, con su buen hacer, aprovechó la oportunidad que le brindó la lesión de sóleo que sufrió Cillessen en julio, la sexta desde que está en el Valencia.

Cillessen, el jugador que más porcentaje de coste de plantilla asume del vestuario (cerca de 13 millones anuales), se perdió por lesión 35 de los 55 partidos que no ha llegado a jugar con el Valencia. Además, en este tiempo, se contagió de coronavirus en un brote que hubo en la comida de despedida de Gameiro y Mangala y que le dejó a las puertas de la pasada Eurocopa.

El cúmulo de infortunios en forma de lesiones ha lastrado la etapa blanquinegra de Cillessen, aunque su rendimiento bajo palos se valora en el club y de ahí que Bordalás deseara que permaneciera. Su reaparición el curso pasado fue clave para que el Valencia no pasara más apuros de los que pasó. En sus diez partidos contribuyó con 36 paradas a sumar 16 puntos (de los 43 totales) y lograr cinco victorias (la mitad que logró el Valencia en 38 jornadas).

Cillessen estuvo en el mercado por su alto coste anual y varios clubes se interesaron por su situación. Pero el Valencia solo contemplaba un traspaso por una cuantía no inferior a 17 millones, dado que lo contrario hubiera supuesto pérdidas. Además Bordalás, desde el primer día de planificación, dijo que deportivamente deseaba poder contar con un guardameta de las condiciones y prestaciones de Cillessen.