INTERNACIONAL

Fernando Llorente, en estado de espera

El delantero español sigue sin equipo, tras acabar su contato con Udinese el 1 de julio, a pesar de que ya hace casi una semana que cerró el mercado.

0
Fernando Llorente, en estado de espera
MIGUEL MEDINA AFP

Entre la nube de movimientos en el mercado, de idas y venidas, de rumores y certezas, hay futbolistas que quedan en un segundo plano y ese ha sido el caso de Fernando Llorente. El delantero español, a sus 36 años, se encuentra en una situación complicada y nada habitual para alguien con su caché: casi una semana después del cierre del mercado de fichajes, sigue, parafraseando a Robe Iniesta, en estado de espera.

El curso pasado lo comenzó en el Napoles, pero no terminó de encajar en los esquemas de Gatusso y en enero cambió de aires. Firmó con el Udinese por una temporada y media, pero como muestra un rápido vistazo al apartado de bajas de los Friulani, ese contrato terminó, de manera prematura, el pasado 1 de julio. 14 partidos y un gol en 714 minutos para un Llorente que, de momento, está sin equipo.

Nápoles oscureció su horizonte

Sus 195 centímetros y gran experiencia seguro que serían bien apreciados por muchos clubes. De hecho, puede fichar por el conjunto que quiera al ser 'agente libre', pero a medida que pase el tiempo, encontrar un destino apetecible será más complicado... Puede parecer que su calvario comenzó con su llegada a Udine, pero la realidad es que los de Luca Gotti fueron una escapatoria a la oscura etapa en los partenopei.

En los seis meses final, a pesar de no venir acompañados de fortuna de cara a puerta, sí que logró relativa asiduidad sobre el terreno de juego, al contrario que en Nápoles, donde ni siquiera le pusieron fácil la salida: le querían tanto Milan como Juve, pero Di Laurentiis no quería reforzar a un rival directo. "El Nápoles me lo quitó todo, hasta el dorsal...", reconoció el español en una entrevista a la Gazzetta dello Sport.

Su gran valedor en San Paolo fue Ancelotti, pero tras su marcha, su horizonte se llenó de nubarrones, hasta ahora. Sin embargo, en el fútbol, como en la vida, las segundas oportunidades existen. Si seis meses atrás estaba en la lista de la compra de algunos de los grandes de la Serie A, seguro que no tarda en encontrar un destino en el que seguir adelante con su carrera y dejar atrás este paro momentáneo.