ATLÉTICO DE MADRID

Un Lemar de dos caras: con Francia al rincón de pensar

Francia empató ante Bosnia y en el país francés colocan a Lemar en el disparadero. En el Atlético, por el contrario, es fijo y destacó ante el Villarreal. Simeone sí le saca rendimiento.

Madrid
0
Un Lemar de dos caras: con Francia al rincón de pensar.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

La resaca del encuentro internacional de Francia ante Bosnia tiene dos lecturas para el Atlético. La selección gala empató a un gol frente a Bosnia y Griezmann, el flamante fichaje rojiblanco, marcó el tanto de Francia. No pierde el olfato goleador un Griezmann que cuando vuelva ya pensará en el encuentro ante el Espanyol. Simeone le espera con los brazos abiertos. Pero la nota negativa la protagonizó Lemar, quien fue cambiado al descanso del partido.

Con Francia se vio a un Lemar con muy bajo rendimiento, fallón en las inmediaciones del área rival, todo lo contrario que con el Atlético. El centrocampista fue uno de los mejores del equipo madrileño en el partido ante el Villarreal. Muy activo, muy participativo, sólo la mala fortuna le privó de marcar en el choque liguero. Pero contra Francia apenas pudo mostrar su calidad. Y se llevó las críticas de los medios galos.

Así, L' Equipe le calificó con la nota más baja del partido y le señaló como el peor del partido. Eso sí, junto a Koundé, expulsado durante el encuentro. Lemar se marchó del encuentro señalado y es uno de los culpables de que Francia no levante cabeza. Seguro que el rojiblanco se acordará de Simeone, quien le sigue dando máxima confianza en el Atlético.

Lemar es titular fijo en este inicio de temporada en el conjunto madrileño. Ha salido de inicio frente a Celta, Elche y Villarreal, aunque no terminó ninguno de los partidos, puesto que fue cambiado. Pero mientras en Francia le culpan, el Cholo le mima, le da cariño y confianza para que pueda desarrollar su juego. Un Lemar de dos caras. Mientras en Francia le mandan al rincón de pensar, en el Atlético le da motivos a su entrenador para que siga confiando en él.

Con 25 años y con contrato hasta 2023, sabe que afronta una campaña importante de cara a su futuro. Y  no quiere desaprovecharla. Pese a la competencia que hay en la plantilla rojiblanca, parte como uno de los fijos del campeón liguero en España. Aunque en Francia no le ven así.