CELTA

Kevin se lleva otro golpe

El lateral del Celta estará un mes de baja tras sufrir una fractura del malar contra Osasuna. Este verano se sometió a una operación en la muñeca.

0
Kevin Vázquez se marcha llorando tras lesionarse en el partido entre Osasuna y el Celta.
Oskar Montero DIARIO AS

En El Sadar no fue la primera vez que Kevin Vázquez abandonó llorando el terreno de juego durante los últimos meses. Sin embargo, las lágrimas contra Osasuna no tuvieron el mismo significado que las derramadas a mediados de marzo en Balaídos. Unas transmitieron emoción y las otras reflejan frustración.

El lateral derecho sufrió en Pamplona una fractura longitudinal del malar. En su primer partido de esta temporada, supliendo la ausencia del capitán Hugo Mallo, tuvo que abandonar el terreno de juego a falta de diez minutos para la conclusión, quedando su equipo en inferioridad numérica. La primera exploración del doctor Juan José García Cota la ha confirmado este martes el doctor Sandoval, cirujano maxilofacial.

Los servicios médicos celestes destacan que, dado que la fractura no conlleva alteración estética ni funcional ocular, “en principio se decide tratamiento no quirúrgico” y precisan que Kevin podrá iniciar los entrenamientos en gimnasio desde mañana y en el campo, sin contacto, en unos días. Para volver a ejercitarse con normalidad tendrá que esperar entre 3 y 4 semanas, y deberá hacerlo con una máscara protectora a medida.

Mala racha

El último golpe que se ha llevado el de Nigrán, un jugador que disputa cada balón como si fuera el último de su carrera, prolonga su racha de lesiones. Hace casi un año, a mediados de septiembre, se dañó la muñeca durante un entrenamiento. Ese percance le llevó a pasar por el quirófano a principios de este verano y le obliga a jugar con una férula.

También en el arranque de la pasada campaña, en los primeros días de octubre, sufrió una rotura fibrilar en el gemelo interno de su pierna izquierda. La recuperación de ese problema muscular se complicó y Kevin estuvo tres meses en el dique seco, a los hubo que sumar dos más para que Coudet confiara por primera vez en el canterano. Aquella reaparición provocó unas lágrimas que ahora han vuelto a aparecer por otro motivo.

La baja del carrilero se une a la de José Fontán, por lo que el Chacho solo dispone de cuatro defensas del primer equipo por segunda jornada consecutiva y uno de esos zagueros, Joseph Aidoo, anda renqueante. El técnico argentino, que ha solicitado el fichaje de un central, recupera a Mallo para recibir este sábado al Athletic y volverá a tirar de jugadores del Celta B como es el caso del central Carlos Domínguez.