ATLÉTICO

El gesto que convirtió a Correa en un Haaland y Lewandowski

El gesto de Simeone a su futbolista en el Betis-Atlético de la 2020-21 han convertido en argentino en el delantero con más efectividad de Europa.

Madrid
0
Ángel Correa celebra uno de sus dos goles al Elche en el Metropolitano. Simeone le ha convertido en un Haaland.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

132 días después aquel gesto ya forma parte de la iconografía rojiblanca. Porque lo cambió todo. Porque es la imagen de una catarsis de la que ha brotado el delantero con los mejores números de Europa en estos momentos, según contabiliza @atletico_stats, biblia rojiblanca en Twitter donde analiza todo el Atlético desde el dato. Hay un Ángel Correa antes de aquello. Un Ángel Correa a menudo desesperante, porque tiraba cuando le tocaba asistir, porque asistía cuando le tocaba tirar, porque lo hacía todo bien, robar, gambetear, pero a menudo se desinflaba a la hora de rematar, pura espuma. Un Ángel Correa al que le costaba quitarse de encima eso que tan poco le gustaba: el cartel de revulsivo, de un rato. Un Ángel Correa que, sin embargo, jamás perdió la confianza de la persona adecuada. El hombre del gesto del que ha nacido este otro Ángel Correa, el de después de aquello.

El abrazo de Simeone a Correa al término del Betis-Atletico de la 20-21.

Temporada pasada. El colchón logrado por el Atlético en una primera vuelta histórica se sigue recortando. Correa había hecho un buen partido. Había corrido, se había entregado, había asistido... Pero también, dos veces se plantó ante el portero y dos veces marró los disparos. Demasiado cuando uno se está jugando LaLiga, cuando quiere arrancarse de la piel un cartel con el que no se siente conforme. Cuando acabó el partido, lo primero que hizo Simeone fue ejercer más de padre que de entrenador y allá que se dirigió, Papá Cholo, para abrazar y consolar a su futbolista, hundido por los fallos, por no haber sido capaz de mover ese 1-1 final del marcador, cuando lo había tenido ahí, en la punta de la bota. "Me da bronca que Correa no pueda hacer el gol con lo que participa en los ataques del equipo generando peligro. Está en una etapa donde no la puede meter. Si sigue así, llegará el gol, porque la vida y fútbol es trabajo y un día paga. Ojalá tenga lo que se merece que es el gol", dijo el técnico al final. Pues alguien debió de escucharle, quizá, porque desde aquel abrazo otra historia comenzó.

Números de top mundial

Lo que antes no entraba, ahora no sale. Correa fue fundamental para que el Atético lograra el triunfo de LaLiga pasada, con ese punterazo en Valladolid. Correa es el pichichi de LaLiga, con tres tantos, el único goleador del Atlético. Ese Correa que ha dado un paso adelante, que está más cerca del área, más cómodo. Cuando Griezmann se fue del Atleti, hace dos veranos, se pronosticaba, que Angelito, como se le llama en el vestuario, podía dar un paso adelante, jugar más en su posición, donde le gusta, de delantero y no la banda derecha, donde debía aparecer para jugar, otro sitio no había. Hoy aquel abrazo del Cholo le ha hecho letal a lo Haaland o  Lewandowski. En estos momentos no hay delantero con mejores números en Europa que no sea Ángel Correa: 8 goles en 11 remates a puerta (como recoge @atletico_stats). El siguiente en la lista es el noruego, con ocho goles en 18 remates a puerta. Enseguida asoma el polaco, 8 en 21. En cuarto lugar Messi (7 en 15) y Mbappe (7 en 15). Palabras mayores

Pero es que hay más. Desde ese día el argentino forma parte del top-3 de grandes ocasiones anotadas (encabeza, vaya un viejo conocido de este verano, Vlahovic, con un 83% anotadas, 5 de 6, siguen el rojiblanco, con un 80%, 4 de 5, y un madridista, Bale, 80%, 4 de 5). Pero además, Correa domina el Top-3 de cantidad de remates para lograr un gol. Lo hace cada 2,6. Yilmaz necesita 3,14. Vlahovic, ay, otra vez, 3,33. Ahora le abrazan todos, cada partido, además de Simeone.