RACING

Pablo Torre, de mediapunta a centrocampista total

El peso del 10 del Racing crece día a día en el fútbol del equipo, Romo ya le pide que ayude en el inicio del juego y es el generador del caudal ofensivo

Santander
0
Pablo Torre, de mediapunta a centrocampista total
Nacho Cubero Diario AS

Sin Pablo Torre no hay paraíso. Al menos este verano se ha demostrado que el Racing no es capaz de generar fútbol en campo contrario si el de Soto de la Marina no participa activamente en la creación. De hecho, se puede decir que Pablo ha pasado de ser un mediapunta, muy brillante por momentos, pero episódico en muchos partidos, a ser el generador del fútbol ofensivo, bajando en muchos momentos a iniciar las jugadas a campo propio. La importancia de su aportación ha quedado muy clara, por ejemplo, en los partidos frente al Burgos o al Bilbao Athletic, en los que Romo le pidió retrasar su posición 20 metros a la de la temporada pasada. El equipo pasó del 4-2-3-1 tradicional a un 4-3-3 (o 4-1-4-1, que la diferencia es muy sutil), y de no pasar del centro del campo a adueñarse del juego.

El nuevo papel de Pablo Torre es, en realidad, el viejo papel de Pablo Torre. En las categorías inferiores del Racing, él ha jugado como volante ofensivo escorado a la izquierda, a pie cambiado, con solo un pivote defensivo por detrás y otro volante ofensivo en la derecha. En el Juvenil, por ejemplo, fue habitual una formación con Gete de ancla y Dani González y Pablo como '8' y '10', respectivamente.

La entrada de Pablo, y también de Soko, fue decisiva el sábado en Lezama.

La diferencia observada este verano respecto a toda la campaña pasada es que ahora Torre puede recibir muchas más veces perfilado de cara a la portería rival, aunque obviamente más lejos, mientras que en la mediapunta se debía ofrecer muchas más veces de espalda al marco contrario. Lo puede hacer, y brilla, pero ahora hace jugar mucho más a sus compañeros. El primer gol de la pretemporada fue, de hecho, un pase en profundidad suyo a Saúl desde campo propio y en los dos últimos partidos, en Palencia y en Lezama, ha dejado solo ante el portero a Patrick Soko con sendas acciones similares.

El aspecto físico del talentoso 10 verdiblanco también parece haber mejorado. Este verano solo debió parar 24 horas tras la primera sesión (había trabajado tanto en vacaciones que se sobrecargó a los 20' del primer día) y desde entonces ha estado al 100% tanto en los entrenamientos como en los partidos. Da la sensación que el estilo de pretemporada diseñado por Romo y Xavi Arnedo, sesiones cortas y siempre con balón, se ajusta como anillo al dedo a las características de Pablo Torre.

Tan claro tiene Guillermo Fernández Romo la importancia de la aportación del de Soto de la Marina, todavía de 18 años, que en cuanto supo que estaba en una prelista de la selección española Sub-19 para una concentración en Alicante que debe comenzar el domingo 29 de agosto, instó al club para que solicitara a la Federación Española permiso para que, si le convocan, llegue el lunes o que, mejor todavía, se fije el Racing-Tudelano para el viernes o el sábado. Eso sí, todo, su convocatoria y el horario del partido, depende de la RFEF y no del Racing.

Con su nuevo papel puede jugar más de cara a portería que la temporada pasada.