ATLÉTICO DE MADRID

Fede Oliva, de Chicago a joya en el Atlético de Fernando Torres

El atacante, que llegó al club con ocho años, es una de las nuevas promesas rojiblancas. Estados Unidos, Argentina y España siguen sus pasos.

0
Fede Oliva en el Wanda Metropolitano.

La ilusión se ha disparado en la cantera del Atlético con la llegada de Fernando Torres. Un referente y un modelo a seguir que se estrena esta temporada como primer entrenador. El Niño ya se ha puesto manos a la obra con un Juvenil A rojiblanco que dejó el pabellón altísimo la temporada pasada, cuando se proclamó campeón de su grupo derrotando en la última jornada al Leganés como había hecho el primer equipo en Valladolid.

Una prometedora generación donde varias de sus figuras ya son habituales en el Atleti B y en los entrenamientos de Simeone, como ocurre con Giuliano, Mario Soriano o Javi Serrano. En ese Juvenil A campeón ya colaboró Torres desde una posición más secundaria, pero ahora lo hará en su primera gran aventura al mando. Y desde atrás siguen llegando jóvenes valores con grandes aspiraciones en su futuro. Uno de los nombres propios que este curso se podrá a las órdenes del exdelantero es el de Fede Oliva (22-07-2004). Un jovencísimo atacante del que ya están pendientes tres federaciones.

Y es que la historia de Fede Oliva está marcada por un viaje a Madrid en busca del sueño futbolístico cuando tan sólo tenía ocho años. Nacido en Chicago, a donde habían emigrado sus padres desde Argentina por trabajo, la pasión familiar por el deporte rey en el país sudamericano se topó de bruces con la poca cultura balompédica en Estados Unidos, donde el baloncesto, fútbol americano, hockey o béisbol están muy por delante, y más en la primera década del siglo XXI. En la familia de Fede Oliva lo tuvieron claro, pondrían rumbo a España en busca de seguir potenciando las características que ya se vislumbraban en el jugador que actualmente acaba de cumplir 17 años.

En 2012 se presentó en Madrid, poco después de que Simeone se hiciese cargo del primer equipo, y llamó a las puertas del Atlético, superando las pruebas del club y dejando patente desde el primer día que el gol corre por sus venas con un doblete en su primer amistoso. Desde entonces, lleva más de la mitad de su vida ligado al rojiblanco a pesar de que equipos como el Valencia intentaron pescarle en los torneos de LaLiga Promises. Su sueño está claro, triunfar en el Atlético. Ahora le llega el momento de dar el salto, poder empezar a despuntar en el Juvenil A, con la Youth League y el Atleti B en el horizonte.

Los que conocen a Fede Oliva destacan su gran cambio de ritmo, uno contra uno, y la facilidad de hacer goles pese a partir desde la banda o como mediapunta desde segunda línea. "Mason Mount es un modelo a seguir como futbolista", explica el propio jugador, que se ha esmerado todo el verano en mejorar su capacidad aeróbica y que se pone como meta alcanzar los 20 goles. "Es increíble lo que me puede ayudar Torres, sabe mucho, ya estuve con él el año pasado y da muy buenos consejos", indica para AS.

Fede Oliva ya ha sido internacional en las categorías inferiores de Estados Unidos, pero la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) ya le ha contactado para informarle que cuentan con él para el futuro. Sin embargo, desde la Federación de España tampoco le pierden la pista. No será seleccionable hasta el año que viene, cuando llevará diez años en el país. Si continúa su progresión, puede toparse con la disyuntiva de tener que elegir entre tres selecciones. Pero, por el momento, su siguiente paso es conseguir ser determinante desde el primer día para Torres y aprender de primera mano de un delantero que salió de la cantera para acabar dominando el mundo.