WOLFSBURGO, 1 - ATLÉTICO, 2

Dejen paso a estos chavales

Garcés y Ricard remontaron un partido que el Wolfsburgo puso cuesta arriba a un Atleti mejor con los 'cholitos' que con los futbolistas del primer equipo.

Madrid
0
Garcés celebra su gol al Woflsburgo.

Dice Simeone que él como entrenador sigue una senda. La alemana. El dale, dale, dale, que alguna vez caerá. Y precisamente en Alemania, ecuador de este verano, los chavales llamaron fuerte su puerta, como estuvieran igual, en la misma senda. Dale, dale, dale. Piden paso. El goleador que le falta puede estar en casa.

Porque inició el partido el Cholo ante el Wolfsburgo sentando a cholitos y dando a paso a jugadores que estarán, del primer equipo. Vrsaljko, Kondogbia y Lemar. Con ellos y ese esquema con tres centrales y dos carrileros sobre los que cimentó LaLiga pasada. Saúl, por la indisposición de Hermoso, hacía uno de esos viajes en el campo que tan poco le gustan, al lateral izquierdo, pero que se debería repensar. Con la polivalencia, mostró su mejor cara en lo que va de verano. Por primera vez su cabeza pareció estar donde su cuerpo y no lejos, lejos, lejos.

Quizá por la falta de ritmo de los nuevos, el Wolfsburgo entró con mejor pie, con un Nmecha revoltoso, un Weghorst en todas partes y los alemanes de visita sempiterna por el área de Oblak. Sin amenazar, eso sí. En el Atleti lo único reseñable eran las ganas de pelota de Lemar. Ha vuelto el de la temporada pasada, no el otro, no el de antaño. Pero era demasiado poco en un partido en el que Simeone buscaba subir una marcha. No terminaba de generar su equipo, ni goles ni ocasiones. Mientras la señal de la tele que venía de Alemania le hacía un homenaje a las retransmisiones codificadas del Canal+ de los 90, iba, venía, se fundía, Weghorst picaba una pelota ante Oblak para hacerle otro agujero en el traje (tercero). Para Pervan, salvo un tiro alto de Lemar, los balones eran como estrellas fugaces que volaban muy lejos de su portería.

Los chicos remontan

Todo cambió en la segunda parte, todo lo cambiaron los chavales. Porque Simeone cambió nombres (Vrsaljko, Lemar) pero no dibujo. A la lucha de Giuliano le sumó la chispa de Valera. Voilà. Pervan pronto se sentiría como Panoramix, con el miedo de que el cielo se le derrumbara en la cabeza. Se veía venir, la tormenta. Avisó Giuliano, con un disparo a la cruceta. Ejecutó Garcés, al cabecear perfecto un buen centro de Ricard. Empate. Pero los cholitos querían más, que se escucharan en España sus golpes en la puerta. Fue después de que Grbic se sacara una parada de reflejos a lo Jan (ojo, aquí hay portero) que Garcés devolvió el regalo a Ricard. Pase al hueco para su disparo raso, imposible para un Pervan despeñado. Y Simeone firme sobre esa senda. La alemana. Y agarrado a sus chavales. Dadle, dadle, dadle.

RESUMEN

Wolfsburgo: Pervan; Baku, Lacroix (Mehmedi, 46'), Brooks, Otavio (Mbabu, 13'); Guilavogui (Marmoush, 46'), Gerhardt; Steffen, Philipp (J. Víctor, 72'), Nmecha (Bornauw, 46'); y Weghorst (Ginzcek, 62').

Atlético: Oblak (Grbic, 70'); Riquelme (Ricard, 46'), Vrsaljko (Camus, 46'), Fran González, Montero, Saúl (Arias, 70'); Javi Serrano (Carlos Martín, 70'), Kondogbia (Moreno, 62'), Lemar (Valera, 46', Medrano, 90'); Camello (Garcés, 62') y Giuliano (Guerrero, 70').

Árbitro: Harm Osmers, alemán. Amonestó a Giuliano (32'), Mbabu (83'), Arias (83'), Ricard (88')

Goles: 1-0 (38'): Weghorst. 1-1 (68'): Garcés. 1-2 (85'): Ricard.

Estadio: AOK Stadion. 1.750 espectadores.