ESPANYOL

El Espanyol de los astutos

Embarba, Darder y Melamed fabricaron los goles en el primer triunfo de la temporada, con Melendo, Wu Lei y Raúl de Tomás mostrando también su viveza.

0
CADIZ - ESPANYOL  0-1 GOL DE DARDER ALEGRIA
ALVARO RIVERO DIARIO AS

Los primeros avispados fueron Raúl de Tomás, peinando un balón para habilitar a un compañero en el segundo palo, y Wu Lei, emergiendo en esa posición para empujar el balón a gol. Pero los arbitrajes –sin VAR– no le han sido propicios al chino en Marbella, y le anularon por segunda vez una diana que parecía legal a todas luces.

La segunda ración de sagacidad, entre Adrián Embarba y Sergi Darder, ya sí obtuvo recompensa. En la tercera, una acción individual de Óscar Melendo, faltaron solo centímetros. Y la siguiente, con Nico Melamed de protagonista, volvió a caer de cara. Ante el Cádiz, este viernes en la despedida de los pericos a Marbella tras 12 días de estadía, triunfó definitivamente el Espanyol de los astutos.

Nació el 0-1 de una ocurrencia de Embarba, con sotana incluida, quien colocó una asistencia para que Sergi Darder buscara de cabeza con la colocación y el giro de un ‘killer’. El mediocampista, indiscutible en los primeros amistosos de la pretemporada, comienza igual que lo hizo hace un año, cuando en Marbella su mente dio un clic. En aquella ocasión no fue contra el Cádiz, al que también tuvieron los de Vicente Moreno como rival, sino mediante un golazo ante el Almería con el que transformó toda su ansiedad en furia, la que le permitió desatarse en Segunda. Ahora lo buscará en Primera, aunque en la primera jornada deba cumplir sanción.

Y el otro goleador de la tarde, quien certificó el primer triunfo de los de Vicente Moreno esta temporada, y a la vez que fuera el primer encuentro con la portería a cero, lo que persigue esta temporada es destaparse en un terreno desconocido, la máxima categoría, después de haber explotado en Segunda División. Desparpajo no le va a faltar a Nico Melamed, como demostró frente al Cádiz con su conducción hasta que en la frontal intuyó que la opción de disparo era más fiable que cualquier línea de pase. Y gol.

"Siempre es bonito marcar, ya sea en pretemporada o en partido oficial". Con esta sencillez lo resumía el propio Melamed tras ese amistoso frente al Cádiz, "la victoria que veníamos buscando desde el primer día". "Sabíamos que teníamos que salir contentos de aquí y así ha sido", volvía a sintetizar el joven talento, en los canales del club, tras una tarde para astutos, como muchas habrá en las 38 jornadas que vendrán en Primera.