LEGANÉS

Douokouré añade el factor Copa de África al futuro de Facu García

El joven medio centro del Leganés (20 años) sigue pendiente de resolver su futuro. Gusta a Garitano. La posible salida de Doukouré a la Copa África en enero juega a su favor.

0
Douokouré añade el factor Copa de África al futuro de Facu García

El fichaje de Cheick Doukouré por el Leganés sirve para cicatrizar la herida que dejó en el medio centro Rubén Pérez y su no renovación (ahora juega en el Panathinaikos), pero abre un dilema que pivota en torno a una limitación normativa y a la Copa de África. El debate afecta al presente y la configuración de una plantilla que piensa en el presente, pero también en el futuro.

El objetivo de Doukouré es competir y jugar el torneo que se disputa durante enero y parte de febrero de 2022 en Camerún. De hecho, el ex del Levante hizo fuerza para terminar en el Leganés (sacrificio salarial incluido) porque cree que Butarque puede ser un magnífico trampolín para retornar a la selección. De confirmarse su presencia en el combinado de Costa de Marfil, el Leganés perderá una pieza para una sala de máquinas en la que, actualmente, también juegan Luis Perea, José Recio y Gaku Shibasaki.

Entre el gusto y la burocracia

A ellos hay que unir un Facu García que, como en temporadas anteriores, camina por un fino alambre. A medio camino entre quedarse (le gusta a Garitano) o marcharse forzado por la burocracia. El argentino (20 años) aún no tiene pasaporte comunitario, y eso lo convierte en una potencial salida que depende de los fichajes.

El Lega, por ejemplo, se ha fijado en Yoel Bárcenas, Panameño propiedad del Tijuana mexicano y que ha jugado en Oviedo y Girona las dos últimas temporadas. La incorporación se ha ralentizado, pero de incorporarse al Leganés, ocuparía una de las dos piezas para no comunitarios que permite LaLiga. La otra sería para Gaku.

Pero si no es Bárcenas, podría ser otro nombre. Es decir, que el Leganés no está condicionando (por ahora) su política de fichajes a la situación de Facu. Sucede que la presencia de Doukouré y su deseo de jugar la Copa de África añade un nuevo factor a la situación del propio Facu, que podría convertirse en una pieza de recambio para cuando el costamarfileño se marche a disputar el torneo (si es que lo hace). Con él en la plantilla, la sala de máquinas no notaría tanto la partida del último fichaje pepinero.

Crecimiento con otra cesión

El debate, sin embargo, no pivota sólo en torno a esas dudas, sino en torno a si merece la pena retener a un chaval sólo pensando en un condicionante que quizá nunca se produzca (que Doukouré juegue esta Copa de África) o si merece la pena que Facu marche a otro equipo donde pueda coger experiencia, como sucedió en sus dos últimas cesiones al Apoel Nicosia o al Valencia B.

Si a ello se le une el ya mencionado factor del pasaporte, el dilema, por ahora, no dibuja un panorama que anime a pensar que se pueda quedar en Butarque. Pese a todo, no se descarta. Facu termina contrato en 2023 y tendrá en la próxima semana un periodo clave para decidir un futuro que, recién cumplidos los 20 años, es aún largo y prometedor. Está por ver si para desarrollarse al sur de la capital o explotar en otro destino.