INGLATERRA

La nueva obsesión del Chelsea

A pesar de andar a vueltas con la caza del '9', en Stamford Bridge tienen a Declan Rice como su prioridad número uno para este verano, según 'The Athletic'.

La nueva obsesión del Chelsea

Declan Rice vuelve a ser protagonista aún estando en vacaciones tras su gran Eurocopa. El centrocampista de 22 años lleva tiempo en los grandes radares de la Premier, pero su decisión de no firmar un nuevo acuerdo con el West Ham y el querer escuchar toda oferta que llegue a las oficinas interesándose por su figura han puesto en alerta a sus mayores postores. Y por encima de todos (el United le tiene en su agenda de potenciales refuerzos desde el verano pasado) destaca, en estos momentos, el Chelsea.

El pivote se ha convertido en prioridad en Stamford Bridge para este verano, según The Athletic, de la mano del fichaje de los Haaland, Lewandowski, Kane o Lukaku.... Por ello, Marina Granovskaia, mano derecha de Abramovich, tiene en mente ofrecer a Tammy Abraham para abaratar costes en la operación. El delantero no entra en los planes de Tuchel, que busca con ahínco un '9' de garantías que sea la guinda de su ataque, toda vez que Timo Werner decepcionó en su primer año en Stamford Bridge.

Los números de Declan Rice.

El West Ham está muy interesado en Abraham, de ahí que el conjunto blue entienda que el puzle podría encajar. No sería un intercambio, palabra más repetida del verano, como tal, sino una manera de limar los casi 120 millones de euros que pide el West Ham por su gran estrella. Abraham tiene un precio de salida de 45 millones para todo aquel que se interese en su fichaje, por lo que daría un buen bocado a la cantidad final en la que se cerraría la operación. De momento, la propuesta no ha llegado a la mesa del Estadio Olímpico de Londres, pero cuando lo haga, llevará a Abraham incluido en la letra pequeña.

Vuelta a casa

El fichaje sería una vuelta a casa en toda regla, ya que Rice, que ha sido el sostén del centro del campo de Southgate en la Eurocopa, se formó en Cobham, centro de formación del Chelsea, de donde salió a los 14 años para enrolarse en la cantera del West Ham. Curiosamente, no fue decisión del jugador, sino que fue el club el que decidió darle la carta de libertad. Ahora, ocho años después, subsanar el error podría salirse caro.