RACING

Romo libera a Musy de entrenar ante su inminente salida al Atlético de Madrid B

El técnico madrileño, ante la cercanía del acuerdo con los colchoneros, sugirió que se quedara en el gimnasio para no correr el riesgo de una posible lesión

Santander
Romo libera a Musy de entrenar ante su inminente salida al Atlético de Madrid B
Nacho Cubero Diario AS

La salida de Mario Musy del Racing con destino al filial del Atlético de Madrid es cuestión de horas. Tan cerca está el acuerdo que Guillermo Fernández Romo sugirió esta mañana al santanderino que no entrenara con sus compañeros para no correr el riesgo de que una lesión de última hora pudiera frustrar la operación. El futbolista (que podía haber exigido entrenar si lo hubiera deseado) estuvo de acuerdo con el míster y permaneció en el gimnasio mientras el resto de la plantilla de ejercitaba en el campo nº1.

El Atlético de Madrid quiere a Musy para reforzar a su filial, que militará en Tercera RFEF esta temporada y que tiene el objetivo ineludible de ascender de categoría de manera inmediata. Mario, al que han salido los dientes en las Instalaciones de La Albericia y racinguista desde la cuna, sabe desde hace un mes que la Romo no le tiene en sus planes una vez que el míster le pidió que aceptara jugar esta temporada con licencia del filial y no como le correspondería por contrato con una del primer equipo.

Mario Musy, en uno de los entrenamientos de la pretemporada.

El agente de Musy, el exracinguista Líbero Parri, está cerrando los flecos de la operación. En principio, se tratará de un traspaso, aunque en su primera oferta los colchoneros no querían pagar ninguna cantidad fija y se limitaban a proponer el pago de variables en función de rendimiento, especialmente si llegaba a fijarse en Mario el primer equipo del Atlético de Madrid. Al futbolista solo le restaba una temporada más de contrato con el Racing y este es su último ejercicio como sub-23, por lo que su salida no libera una plaza especialmente necesaria ahora mismo para Guillermo Fernández Romo, que solo tiene dos huecos para mayores de 23 años.

Con la baja inminente de Musy y la enfermedad no deportiva que padece Jack Harper, el míster madrileño solo dispondrá para el partido de mañana contra el Amorebieta a dos de los cuatro delanteros con los que venía entrenando, Cédric y Carlos Castro. El partido se jugará en Galizano a las 19:00 y solo podrán asistir un máximo de 300 espectadores. Las entradas, que costarán 10 euros, solo se podrán adquirir en el propio campo de Baceñuela minutos antes del choque.

Musy ha tenido un paso efímero por el Racing tras su cesión en el Portugalete.