RACING

Vuelve el chutismo: Víctor Alonso prohibe al filial entrenar en hierba natural

Tras entrenar hoy el Rayo Cantabria sobre césped, el director general del club ha comunicado su decisión de que eso no se repita y manda a Loza al campo nº3

Santander
0
Vuelve el chutismo: Víctor Alonso prohibe al filial entrenar en hierba natural
Nacho Cubero Diario AS

Con el inicio de la pretemporada del Rayo Cantabria ha llegado el primer lío del verano. Nada más terminar la primera sesión del equipo que este año va a dirigir Ezequiel Loza, Víctor Alonso, director general y, en la práctica, director deportivo del Racing ha prohibido tajantemente que el filial vuelva a entrenar en hierba natural, tal y como ha hecho hoy. Se vuelve por tanto a la práctica que instauró Chuti Molina en su paso por el Racing, reservar los tres campos de césped, El Sardinero y los nº1 y nº2 de La Albericia para el primer equipo.

La teoría del albaceteño, con pasado común con Víctor Alonso y con Guillermo Fernández Romo, es que un equipo como el Racing necesita de los tres campos en exclusiva para poder entrenar en buenas condiciones durante toda la temporada. En su época llegó incluso a mandar al equipo filial no solo a entrenar en hierba artificial, sino a jugar los partidos a Villanueva de Villaescusa, para disgusto de la mayoría de sus aficionados. A pesar de uno de los argumentos que hoy ha exhibido Víctor Alonso cuando ha comunicado su decisión ("el Rayo nunca ha entrenado en hierba natural"), lo cierto es que a lo largo de la historia, hasta Chuti Molina, lo normal ha sido que el segundo equipo entrenara y jugara en el campo nº1 de las Instalaciones Nando Yosu y que al primer equipo se le reservara el nº2.

Romo, dando instrucciones, junto a Sergio Marcos, en una de las sesiones de esta semana en La Albericia.

La decisión, que puede ser discutible y que ha causado una conmoción en las nuevas secciones inferiores porque entienden que rompe con el espíritu de lo hablado para la reconstrucción de la cantera bajo el mando de César Anievas, Gonzalo Colsa y Ezequiel Loza, es indiscutiblemente incoherente. Ahora, si los dueños de la mayoría accionarial, Alfredo Pérez y Pedro Ortiz, los únicos que pueden hacerlo, no obligan a recular a Alonso, el plan es que el Rayo Cantabria entrene en un campo de hierba artificial, y muy pequeño, el nº3 y que, sin embargo, juegue como local en hierba natural.

Este movimiento puede, además, abrir una brecha entre el primer entrenador y las secciones inferiores ya que en las Instalaciones de da por descontado que el que ha ido con la queja al director general ha sido precisamente su buen amigo Guillermo Fernández Romo. El Racing dispone ahora mismo de tres campos de hierba natural en perfecto estado y tres jardineros que se dedican en exclusiva durante todo el año a su mantenimiento.