INGLATERRA

El Arsenal no arranca

Arteta inicia su tercera temporada en el conjunto Gunner con una derrota y un empate que acrecientan las dudas en Londres.

0
Arteta Arsenal
DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La pretemporada del Arsenal no ha arrancado de la mejor forma. En su primer partido cayó derrotado frente al Hibernian de Escocia (2-1) desplegado una decepcionante versión marcada por la pifia de Arthur Okwonko, portero del sub23, al intentar despejar un balón. Frente al Rangers rascó un agridulce empate (2-2) por la cantidad de ocasiones desperdiciadas por Aubameyang y Pépé. El stage en tierras escocesas concluye sin los internacionales, sin conocer la victoria y con más incertidumbres que incógnitas en una temporada decisiva para la entidad y para el propio Mikel Arteta. Tras quedar fuera de competiciones europeas 25 años después, el proyecto no puede permitirse más tropiezos que no se traduzcan en éxitos.

Jugadores en baja forma

El estado físico y futbolístico de varios futbolistas ha suscitado la ira de los aficionados gunners, especialmente por el caso Willian. El brasileño jugó frente al Hibernian visiblemente pasado de peso dejando una imagen que se viralizó en las redes. "¿Cómo puede un atleta de élite tener este físico? Parece que está jubilado", "es una vergüenza el estado corporal de los jugadores después de las vacaciones", fueron varios de los comentarios de los hinchas, que apuntaron directamente a Arteta por ponerlo a jugar en esas condiciones. Tras una primera campaña decepcionante, donde solo anotó un gol en 37 partidos y con su rendimiento en entredicho, ahora es su estado físico lo que le sitúa en el ojo del huracán.

Aubameyang ha sido otro de los jugadores señalados por su ineficacia de cara a puerta. El capitán dejó sus peores cifras en Londres la temporada en la que rubricó su compromiso con el club hasta 2023. Sus 15 goles en 39 partidos chocan con los 29 y los 31 que logró en sus primeras dos campañas. Frente al Hibernian y el Rangers desaprovechó numerosas oportunidades para poner en ventaja a un Arsenal que no puede permitirse prescindir de su líder de cara a puerta.

El problema de las áreas

La pasada temporada estuvo marcada por el fracaso europeo. A la irrelevancia (octavo puesto en Premier y eliminación en semifinales de Europa League contra el Villarreal) se llegó por un fragante problema en las áreas, zonas decisivas para el determinar el devenir de los partidos. En área propia, el Arsenal se ha dejado puntos por falta de contundencia, mal posicionamiento y escasez competitiva. Los errores de concentración y el déficit de certezas en la zaga formó un frágil compendio que lastraba el fútbol que Saka, Smith Rowe y Odegaard cocinaban en el último tercio.

Esta pretemporada, el equipo ha vuelto a desprender inseguridad cuando el rival encara o se presenta a balón parado. De hecho, de los cuatro goles encajados frente a Hibernian y Rangers, tres han nacido en un córner. A la suma de horas y trabajo con la pizarra, desde las oficinas del Emirates saben de la necesidad de certezas atrás. Nuno Tavares, lateral izquierdo procedente del Benfica, llega para apuntalar el carril y brindarle profundidad. De hecho, marcó frente al Rangers en una presión iniciada por él cerca del área. El siguiente será Ben White, cuyo traspaso espera cerrarse por una cifra cercana a los 55 millones de euros. Su coste lo justificará si cimenta las cualidades que le han llevado a encandilar a Arteta: jerarquía, salida de balón, juego aéreo, fortaleza y ancitipación.

El área contraria es otra de las debilidades del Arsenal. La falta de determinación se contagia y propaga desde la defensa al ataque, donde el equipo ha perdido gol. Los dos primeros test de Escocia son simplemente 'pruebas' en las que las sensaciones marcan el rumbo. El problema es que la dirección se encamina hacia el camino recorrido la temporada pasada. 14 y 18 disparos para encontrar uno y dos goles muestran cómo los gunners generan, pero no resuelven. Aubameyang, Pépé, Willian, Lacazzete y Nketiah personificaron la falta de colmillo y las dificultades que arrastra el equipo para finiquitar los partidos. De los 73 goles materializados en la 2018-2019, la primera temporada de Arteta, a los 56 de la 2019-2020 y los 55 de la 2021-2021. Sin gol no hay paraíso.

Retener y convencer

El proyecto dirigido por Arteta se encamina hacia unos meses definitorios. Su continuación depende de la consecución de resultados afines a la categoría de Big Six que ha encumbrado a la entidad durante décadas. Para ello será vital retocar la plantilla reteniendo a la tierna e ilusionante columna vertebral compuesta por Saka y Smith Rowe, y convenciendo a futbolistas conocedores de la doctrina gunner como Odegaard o proyectos sin explotar como Abraham, Aouar, Maddison y Lokonga.