ITALIA

El sueño de Mourinho está en el PSG

El técnico portugués ha puesto sus ojos en Mauro Icardi, según 'La Repubblica'. Para que la operación cristalice, antes debe salir Dzeko de Roma.

0
Mauro Icardi.

Mauro Icardi podría ver la luz tras perder preponderancia en el PSG el curso pasado. En el Parque de los Príncipes están inmersos en una operación salida enorme para poder cuadrar cuentas y escapar del control financiero de la Ligue 1 y en Mourinho podrían haber encontrado a un aliado. Y es que, según La Repubblica, el técnico portugués sueña con hacerse con el delantero argentino.

En Roma trabajan en las salidas de Justin Kluivert (al Niza) y Robin Olsen (al Lille), al tiempo que esperan que Granit Xhaka (Arsenal) y Filip Kostic (Eintracht de Frankfurt) se conviertan en refuerzos más pronto que tarde, pero el gran anhelo el técnico portugués es el ex del Inter. Sin embargo, antes de poder lanzarse definitivamente a por el ariete deben sellar la salida de Edin Dzeko, que tiene pretendientes en la Premier League, además de la Juventus, en cuyo radar está desde el curso pasado: tiene contrato hasta 2022 y gusta a Allegri.

Icardi, apunta el citado medio, no tendría problema en reducirse el salario hasta los 8 millones anuales (más otros dos en bonificaciones), mientras que el PSG aceptaría una cesión con opción de compra de 40 millones o directamente un préstamo por dos años con obligación de compra, eso sí, al final del mismo. El rosarino vería con buenos ojos un regreso a la Serie A, toda vez que no entra en los planes de Pochettino como titular para el curso venidero.

Regreso a Italia

Así, volvería a una liga que conoce bien tras su paso por la Sampdoria (11 goles en 33 partidos) y el Inter de Milan (124 tanto en 214 encuentros), lugar donde se abrió hueco en la élite del fútbol. Sus últimos coletazos en el Giuseppe Meazza apagaron su llama, que recuperó en su primer año en París, cedido. Convenció al PSG, que ejecutó la opción de compra (50 millones de euros) que existía en el acuerdo. Su consolidación provocó la salida de Cavani, pero un año después Moise Kean le pagó con su misma moneda, robándole minutos hasta hacerse con el puesto de titular. Ahora, el Olímpico y Mourinho podrían ser nuevos soplos de aire fresco para Icardi, siempre y cuando Dzeko termine haciendo las maletas...