EUROCOPA

'Me gustan las albóndigas', el verdadero talismán de Italia

El habilidoso extremo Lorenzo Insigne llevó al vestuario una canción napolitana que acabó conquistando a todos los azzurri: “Ya es nuestro ritual”.

0
'Me gustan las albóndigas', el verdadero talismán de Italia
Claudio Villa Getty Images

La química que hay detrás de un grupo ganador siempre tiene algo único y difícilmente entendible desde fuera. En el caso de la Azzurra campeona de Europa, el secreto está en estas frases: “¡Pero qué dieta! A mí me gustan las albóndigas y la milanesa, he comido a las cuatro, ya tengo hambre y son las siete”. Mientras los ingleses cantaban "It's coming home", los italianos coreaban eso a todas horas. Parece una locura, pero es así.

Se trata de una canción napolitana prácticamente desconocida antes de la Euro, interpretada por ‘Luca il Sole di Notte’, un pescadero con pasión por la música. Su tienda se llama ‘Pescadería de los artistas’ y queda claro el porqué.

Fue el partenopeo Lorenzo Insigne, con la complicidad de Donnarumma e Immobile, el que llevó la canción al vestuario de la Nazionale, que al principio no tuvo un gran éxito. El lombardo Matteo Pessina desveló en ‘Sogno Azzurro’ que se preguntaba con Locatelli “dónde habían acabado”, pero poco a poco ese himno a la comida les conquistó a todos.

La primera vez que los azzurri la cantaron en público fue después de la victoria con Gales, al final de la fase de grupos. A partir de allí ‘Ma quale dieta’ apareció cada vez más en las redes sociales de los jugadores, que después de tumbar a Bélgica se desataron en el avión coreándola con un imparable Pessina, justo él. "Ahora Locatelli y yo somos los primeros que quieren escucharla", afirmó el del Atalanta, "es nuestro ritual, ya es parte de nosotros. Empezó como un vacile y ahora cuando la ponemos casi rompemos los cristales del bus, ¡pobre conductor!".

Tuvieron que rendirse también Roberto Mancini ("La ponen a todas horas, es imposible no aprender eso de las albóndigas y de la milanesa") y Giorgio Chiellini. Al capitán de la Juve, que apareció cantando en un perfecto napolitano, no le quedaba otra: "Tenemos un grupo de ultras-dj y nuestra playlist ya es toda napolitana, tuve que aprender el estribillo para participar. No sé ni quién es el cantante”, confesó. Es un detalle más sobre el grupo que construyó Mancini, uno de los más unidos en la historia de la Nazionale, más allá de los colores y de los nombres propios. Teniendo en cuenta lo supersticiosos que son los italianos y que el Mundial se juega dentro de apenas un año y medio, es fácil imaginar el siguiente paso: ‘Ma quale dieta’ conquistará también Qatar.