DEPORTIVO

El descenso liquida el proyecto del Depor Abanca

El equipo femenino no sólo pierde la categoría, sino que tendrá que reinventarse dos años después de llegar a la élite. No seguirán más de tres o cuatro jugadoras.

0
Peke abatida en un partido del Depor Abanca
JESUS SANCHO RODRIGUEZ DIARIO AS

Athenea del Castillo, Sullastres, Gaby... las despedidas ya confirmadas, y las que se producirán en breve, van cayendo poco a poco como gotas que van erosionando al Depor Abanca, cuyo proyecto quedará liquidado por el descenso a la Reto Iberdrola. Perder la categoría no será lo peor para el equipo femenino blanquiazul, que tendrá que hacer un reinicio completo en el que apenas repetirán tres o cuatro futbolistas.

Es el fin de una época. Esa que comenzó en 2016 con la creación del Deportivo Abanca y que tuvo su cima en la temporada 2019-2020, cuando tras el ansiado ascenso a la Primera Iberdrola el equipo blanquiazul se convirtió en la revelación del fútbol español con partidos espectaculares y llenando Abegondo cada 15 días.

Ese curso, al que le faltó la guinda por la pandemia, dio paso a una campaña de pesadilla. El descenso del Depor a Segunda B provocó que se redujeran los recursos para el Depor Abanca... y también la atención. Se marcharon Tere Abelleira, María Méndez y Nuria y a pesar de que hubo inversión en fichajes, los refuerzos no dieron el rendimiento esperado.

Sin soluciones en los despachos ni en el banquillo

Un inicio de temporada desastroso con ocho derrotas en las primeras ocho jornadas lastró a un Depor Abanca que nunca logró recuperarse. No llegaron soluciones desde los despachos en forma de refuerzos en enero, ni tampoco desde el banquilllo. Manu Sánchez no encontró la forma de hacer funcionar al grupo y, sobre todo, no logró dar solidez defensiva como así reflejan los 81 goles encajados en 34 partidos; el peor registro de la categoría.

De todas formas, y salvo giro inesperado, el propio Manu Sánchez será el encargado de pilotar la reconstrucción. Y lo hará teniendo que volver a las raíces del proyecto, tirando de cantera y aprovechando el trabajo de base que se ha venido haciendo en los últimos años en el Dépor Abanca B y que él mismo se ha encargado de destacar.

Volver a la élite se antoja complicado en una Reto Ibedrola de dos grupos de 16 equipos (norte y sur) en el que sólo ascienden los campeones de cada grupo. Pero el objetivo, y sobre todo la prioridad, es lograr que el Depor Abanca salga bien parado de la reestructuración del fútbol femenino español y que conlleva que este año vayan a descender nueve equipos de cada grupo.