INGLATERRA

Mourinho: "No vendí a De Bruyne, presionó mucho para irse"

Siempre se ha culpado al portugués del traspaso del talento belga al Wolfsburgo por 22 millones cuando estaba en el Chelsea. En 'talkSPORT' ha querido aclarar lo sucedido.

0
Kevin De Bruyne, con el Chelsea.
DON EMMERT AFP

En estos momentos, Kevin de Bruyne es una de las mayores estrellas del planeta fútbol. Líder del Manchester City de Guardiola y colíder, junto a Lukaku, de una Bélgica que opta a todo en la presente Eurocopa, el centrocampista aparece incluso como uno de los máximos candidatos a hacerse con el Balón de Oro esta temporada. Sin embargo, antes de su eclosión en el Wolfsburgo, era otro conjunto inglés el que se fijó en su talento: el Chelsea. Pero de Stamford Bridge salió en 2014 ante la falta de minutaje a cambio de 22 millones. El City le fichó por 77 en 2015 y ese traspaso al conjunto alemán siempre se ha colocado en el debe de José Mourinho, técnico blue por aquel entonces.

No es la primera que se expresa acerca del tema el portugués, pero desde su papel de comentarista de la Eurocopa para talkSPORT ha querido aclarar de nuevo lo sucedido. "Kevin es un jugador increíble, en este momento es uno de los mejores jugadores del mundo, de eso no hay duda. Mi historia con Kevin fue divertida y, al final, le ha ido muy bien, por supuesto. Llegué en mi segunda etapa al Chelsea y nos fuimos a Asia para jugar algunos partidos y entrenar (pretemporada). Se suponía que Kevin vendría con nosotros y después de la gira se iría cedido", contextualiza Mou.

"Me impresionó tanto que tomé la decisión, 'No quiero que este chico se vaya cedido, quiero que se quede', y en nuestro primer partido de la temporada de la Premier League fue titular contra el Hull City, en el segundo partido vamos a Old Trafford (no jugó). Después de esto, se acercó a mí y me dijo: 'Quiero jugar todos los partidos, quiero jugar cada minuto' y el chico que se suponía que debía ir cedido ni siquiera estaba feliz de quedarse y crecer allí", continuó.

"'Quiero jugar todos los partidos, quiero jugar cada minuto"

Kevin de Bruyne, a Mourinho, en 2014

"Así que presionó mucho para irse, quería ir a Alemania, donde antes había estado cedido (en el Werder Bremen) y quería desarrollarse en la Bundesliga, y su decisión fue irse. Puso una gran presión en eso y le fue muy bien. Al final, Chelsea lo vendió y la historia está ahí", se justifica el ahora técnico de la Roma, que añade que De Bruyne "no era un niño fácil, en el sentido de que no era fácil comunicarse con él, lo tenía muy claro y era muy difícil hacerle cambiar (de opinión".

"No era un niño fácil"

Mourinho, sobre De Bruyne

"No estaba preparado para eso, venía de una temporada en Alemania donde jugó básicamente cada minuto de cada partido. A veces, los entrenadores cometemos errores y no consideramos que un jugador tenga el potencial para hacer esto en el futuro, pero ese no fue el caso de Kevin. Vi que tenía el potencial para hacerlo, pero era solo un niño que tenía la mente muy clara. Sabía perfectamente lo que quería", finalizó.