Miñambres busca portero

El director deportivo rastrea el mercado ante la posibilidad de que Rubén Blanco pase por el quirófano. Miguel Ángel Moyá y Sergio Romero, en la agenda.

Felipe Miñambres y Carlos Mouriño se saludan tras la renovación del director deportivo
RC CELTA DIARIO AS

El último fichaje de un portero en el Celta se acometió en el verano de 2012, cuando Javi Varas aterrizó en Vigo en el regreso del equipo a Primera tras cinco temporadas en Segunda División. Mouriño reforzó la portería pese a que los héroes del ascenso habían sido dos jugadores de la casa: Yoel y Sergio. Aquello, no obstante, quedó en la memoria del presidente, pues tras el fugaz paso de Varas durante esa campaña, cerró el cajón de la portería. Varios entrenadores como Luis Enrique o Berizzo pidieron un guardameta, pero Mouriño desoyó siempre esa petición.

Esta situación puede variar este verano debido a los problemas médicos que acompañan a Rubén Blanco. El mosense sufrió una rotura de alto grado del ligamento lateral interno de su rodilla izquierda el pasado mes de marzo y desde entonces trabaja en su recuperación. Sin embargo, la evolución no está siendo la deseada y la posibilidad de que tenga que pasar por el quirófano está sobre la mesa. En caso de tener que recurrir a la cirujía, Rubén permanecerá al menos cuatro meses de baja y eso dejaría a Iván Villar como único meta de la plantilla después de la retirada de Sergio Álvarez, víctima de una grave lesión.

Ante este panorama, la dirección deportiva del Celta ya se prepara para acometer el fichaje de un portero nueve años después. Felipe Miñambres rastrea el mercado en busca de la mejor opción. El perfil que busca Miñambres es el de un meta con experiencia para cubrir con garantías la baja de Rubén Blanco esta temporada. Así, los dos nombres que aparecen como favoritos de la secretaría técnica son Miguel Ángel Moyá, que está libre tras finalizar su contrato con la Real Sociedad, y Sergio Romero, también con la carta de libertad después de seis temporadas en el Manchester United. El primero tiene 37 años, mientras que el segundo tiene tres menos, 34.