ESPANYOL

La cantera, entre la duda y la aceleración de los procesos

En un año extraño marcado por la COVID, solamente el Cadete A tiene opciones de ganar el título en el fútbol-11, mientras la dirección deportiva quiere más presupuesto.

El Juvenil, hace dos cursos.
Gorka Leiza

Con el primer equipo masculino de vacaciones, el filial con su descenso a la Segunda RFEF y el Femenino, también, con su histórica caída por primera vez, el fútbol base encara las últimas jornadas y el desenlace de las competiciones. El jueves por la noche, el Juvenil A perdió el título después de ir líder toda la temporada, sin poder ganar al Nàstic y dejar el campeonato en poder del Barcelona, que no falló pese a sus ausencias destacables. No pudieron celebrar los blanquiazules, que este curso extraño de COVID-19 tampoco ha supuesto una gran temporada en cuanto a resultados de su cantera.

Pese a que la dirección deportiva quiere acelerar los procesos de los jugadores de la base, en las categorías de alto nivel los resultados no han sido los deseados. El filial cayó una categoría aunque desde el club consideran lógico teniendo en cuenta su presupuesto y la media de edad del equipo (19,6 años), mientras que el Juvenil A acumula ya seis cursos sin ganar la Liga y el Juvenil ha visto como tuvo que pelear en del grupo para no descender de Liga Nacional y ha visto como hasta tres entrenadores distintos han pasado por el banquillo.

En la categoría Cadete, el A es líder a falta de tres jornadas en las que debe medirse a Manresa, Gimnàstic Manresa y Llagostera, y aventaja un punto al Barcelona. El Cadete B, en Preferente, es segundo a dos puntos del Sants. Curiosamente en la última jornada ambos se medirán en un encuentro que puede ser determinante. El Infantil A es tercero a diez puntos del Barça y por detrás de la Damm, mientras que la siempre complicada campaña de los infantiles del primer año los dejan en quinta posición.

La temporada ha estado marcada por la COVID por lo que la captación no se ha podido realizar de una manera habitual. De la misma manera, el nuevo responsable de la cantera, Luis Vicente Mateo, llega del fútbol valenciano, por lo que le falta experiencia en la competición catalana y hasta finales de junio, cuando las plantillas estaban ya prácticamente configuras, no se incorporó. A la espera de aumentar el presupuesto de la base, una de las peticiones de Rufete, el club sí ha invertido en la mejora de la imagen de la instalación.