ESPANYOL

La ambigua meta del Espanyol

La portería está, a priori, cerrada, pero Rufete reconoció que necesitan un tercer portero para afrontar la temporada. Fortuño y Joan García, con opciones.

Diego López y Oier Olazábal.
RCD Espanyol

"Diego López y Oier son grandes porteros, de Primera. Ángel Fortuño y Joan García son dos perfiles parecidos y con muchísimo talento. Estoy muy contento. Los porteros tienen el problema de que si no juegan, no los vemos y no tienen recorrido. Tenemos que ser inteligentes con los canteranos. No hemos pensado si tenemos que traer a alguien más o si será Joan. Necesitamos un tercero porque la Liga es muy larga", comentó Francisco Rufete, director deportivo del Espanyol, en la entrevista a AS esta misma semana.

La portería no es una de las prioridades en estos momentos en el Espanyol teniendo en cuenta las vicisitudes de un mercado complicado, con un límite salarial desbordado y con la necesidad de cuadrar primero este balance para poder emprender las altas en aquellas posiciones que se consideran las necesarias. Con Diego López y Oier Olazábal, dos porteros con trayectoria en Primera pero con sus particularidades, la meta se da por cerrada por ahora. Pero con matices.

Vicente Moreno se ha acostumbrado a convocar a tres guardametas en los partidos, un hábito que no tiene porque cambiar la próxima campaña. Ángel Fortuño, con más asiduidad, y Joan García, han alternado ese rol sin apenas debutar pero teniendo que ser segundos guardametas por las lesiones de Oier, quien se ha perdido diez partidos debido a estos problemas. También Diego López, que en noviembre cumplirá 40 años, cuenta con el agravante de la edad en el retorno a Primera, otro condicionante que valora la dirección deportiva.

Fortuño y García podrían ocupar ese rol de tercer portero con ficha del filial que forme parte de la rutina del primer equipo pero que jugue con el B, en la Segunda RFEF, cuando no le coincidan los partidos. Pese a ello, la dirección deportiva no quiere tener a uno de los guardametas parado, sin competir, a una edad en la que necesitan acumular minutos. Es por eso que la decisión de la portería se tomará a final del mercado, en función del límite salarial y de la opinión de Vicente Moreno durante la temporada.

Especialmente hay muchas esperanzas puestas en Joan García, de 20 años, quien ha sido internacional con la Sub-19 y a quien se le augura un gran futuro como en su día se le detectó a Pau López, ahora en la Roma. La dirección deportiva, que quiere acelerar los procesos de los canteranos al primer equipo, lo tiene muy presente.