ESPANYOL

Un mundo feliz

“No os fallaremos”, prometía David Gallego hoy hace dos años, ante la multitud del Aplec, con el Espanyol en Europa y anunciando su saneamiento. De otra vida.

APLEC DE PENYAS ENCUENTRO DE PEÑAS DEL RCD ESPANYOL EN SANT SADURNI
Rodolfo Molina DIARIO AS

Hubo un día no muy lejano, en el Espanyol, en que todo era ‘Un mundo feliz’, aunque lo acabaría siendo al estilo de la distópica novela de Aldous Huxley. En que una multitud se congregaba, sin límites de aforo ni de satisfacción, y un entrenador se presentaba en público para ser ovacionado sin haber siquiera debutado en el cargo. Un día en el que caminaba el equipo rumbo a Europa y Chen Yansheng, hacia una ampliación de capital que reduciría la deuda prácticamente a cenizas. En que no existían los miedos, ni a abrazarse, ni a festejar, ni mucho menos al descenso. De eso han pasado exactamente dos años.

Al 9 de junio de 2019 le corresponde el honor de haber sido la fecha del último Aplec de Penyes hasta hoy. La cita ineludible de la masa social perica, un imperdible encuentro anual, que la pandemia ha frenado en seco. La sede de aquella ocasión que se convertiría involuntariamente en histórica fue Sant Sadurní d’Anoia. El Aplec del Cava, por razones obvias. Y el de David Gallego. Acababa de ser presentado como técnico, tras la marcha de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, y subido en una tarima, ante parte de los 900 seguidores del Espanyol que acudieron al Aplec, prometía emociones fuertes: “Soy perico, soy uno de los vuestros, y no os voy a fallar”. Cuatro meses después, era cesado.

Solo unos minutos más tarde, y ya en ‘petit comité’, era el vicepresidente, Carlos García Pont, quien se encargaba de poner la guinda a las buenas noticias. “Unos 50 millones de la deuda que el club tiene con el grupo Rastar se consolidan y pasan a formar parte del capital de la empresa”, anunciaba, dando el pistoletazo de salida a una ampliación de capital que se formalizaría medio año después y que dejaba la deuda en unos 40 millones. Y lo más importante: “El club no se verá obligado a vender jugadores por razones económicas. Cláusula o nada”.

David Gallego, ovacionado a su llegada al Aplec.

Hoy García Pont no está, igual que Gallego, aunque sí Chen, que completó aquella ampliación y está a punto de materializar una más, ahora por valor de unos 38 millones de euros. ¿Y el Aplec? Pues bien, deberá esperar. En 2020 debió haberse celebrado en Avià, en el Berguedà, pero la COVID-19 lo impidió, y ahora apunta a 2022. Solo el guionista de esta distopía sabe si lo festejará el Espanyol en ‘Un mundo feliz’.