ESPANYOL

De Zamora a Óscar Gil y Puado

Pese a estar en Segunda, dos nuevos futbolistas engordan el número de internacionales del Espanyol, con 46. Kiko Casilla, Hermoso o Asensio, los últimos.

Javi Puado.
CHEMA DIAZ

Aunque sea por circunstancias excepcionales, como los dos casos de COVID-19 que han afectado a la Selección española a cinco días del comienzo de la Eurocopa y que ha provocado que nuevos jugadores se sumen a la burbuja de Luis Enrique, el Espanyol gana dos internacionales más en su historia. Los cuadros de Óscar Gil y de Javi Puado lucirán en el Auditori Juan Segura Palomares del RCDE Stadium junto a los otros 44 futbolistas que han debutado a lo largo de la historia, desde que Ricardo Zamora inaugurara este serial en los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920.

Ambos casos son sorprendentes. Óscar Gil, internacional Sub-21 que disputó la pasada fase final de la Eurocopa a causa de las bajas en esta demarcación, fue titular el pasado martes ante Lituania. La explosión de Puado es igual de intrépida, aunque en el futuro podría ser más lógica teniendo en cuenta la progresión del jugador, que incluso se estrenó como goleador, circunstancia que no es muy habitual.

De hecho, solamente ha habido otros ocho futbolistas que han anotado un tanto cuando llegaron a ser internacionales con la camiseta del Espanyol. Y Puado se convierte en el octavo en una lista ya de privilegiados. Esta lista la forman Albert Riera, Raúl Tamudo (5), Roberto Martínez (1), Javier Marcet (2) y Martí Ventolrà, Tin Bosch, Portas y José Luis Zabala (3). Desde la época de los 70, solamente Riera y Tamudo habían anotado, por lo que Puado forma parte ya de este grupo histórico.

Los últimos internacionales tienen del Espanyol responden a otro perfil y proceden de la cantera del Real Madrid. Es el caso de Kiko Casilla, quien fichó por el Espanyol pero luego lo recompró el club blanco, no sin antes debutar con la Roja después de su gran campaña en 2014-15. Le siguió Marco Asensio en el curso 2015-16 y Mario Hermoso en la temporada 2018-19, el último de los cuadros que lucen en la sala de internacionales.

La situación de Óscar Gil es segura en el Espanyol después de llegar el pasado verano procedente del Elche previa cláusula por 500.000 euros. En cambio, el club perico está en vilo con la situación de Puado, quien está en proceso de negociación para renovar su contrato porque acaba contrato en 2022. El delantero incluso ha ido un paso más y ya forma parte de la burbuja de la Selección, que alcanza los 40 jugadores, para la Eurocopa. Eso sería una formidable noticia para otro jugador criado en Sant Adrià.