ATLÉTICO DE MADRID

Thomas, otro caso de dificultad lejos del Atlético de Simeone

El ghanés se marchó del equipo rojiblanco tras las tres primeras jornadas, pero en el Arsenal no se ha sentido cómodo y su valor ha caído de 50 a 40 millones.

Thomas Partey con el Arsenal.
Catherine Ivill Getty Images

Thomas Partey concluyó la temporada 2019-20 como el tercer jugador del Atlético con más minutos disputados, 3.573 en 46 partidos (cuatro goles), cifra sólo superada por Oblak y Saúl. Su ausencia por lesión en el partido de cuartos de final de la Champions contra el Leipzig fue completamente determinante, con el equipo rojiblanco viéndose superado por los alemanes en el centro del campo y encajando un gol en los últimos minutos justo por la franja del medio que dominaba el ghanés.

Un futbolista en plena evolución, creciendo a pasos agigantados año tras año y con una cláusula de 50 millones que desde tiempo atrás se antojaba baja para un jugador de sólo 27 años y sin techo aparente. Después de todo el verano intentado su renovación sin éxito, Thomas acabó aceptando la oferta del Arsenal, que venía amenazando desde junio, pero que hizo efectivo el pago de su liberación el último día de mercado. El Atlético perdió a su pivote titular (por segundo año consecutivo, después de que Rodrigo se marchase al City por su cláusula un verano antes) cuando ya se habían disputado tres jornadas de Liga y donde su inesperada salida se unía a dos empates consecutivos sin goles ante Huesca y Villarreal, unos contratiempos que habían rebajado la ilusión del debut con goleada ante el Granada (6-1).

Sin embargo, su desembarco en la Premier no ha sido tan fácil como podía parecer teniendo en cuenta que sus características se adaptaban perfectamente al juego inglés. Una fortaleza física impresionante, buen manejo de pelota, capacidad de abarcar mucho campo y disparo lejano. Mientras se abrían las dudas, Simeone fue capaz de reponerse del adiós de un Thomas que cada año era más importante en sus esquemas, incorporando en el puesto a Torreira, que realizaba el camino inverso desde el Arsenal como cedido el mismo día del pago de la cláusula y a Kondogbia (pudo cerrar su llegada en noviembre por el tiempo extra de LaLiga), pero dando el gran salto de calidad colocando a un Koke sublime en el puesto de pivote. Años atrás había bailado su posición entre la banda y el medio por delante de un centrocampista destructor, pero el capitán ha sido una de las piezas claves en el título liguero destruyendo e iniciando un juego más combinativo desde atrás.

En el momento en el que el Atlético cogía el liderato de LaLiga con puño de hierro, Thomas se hacía con el puesto de titular en el Arsenal, pero las lesiones lastraban sus primeros pasos. Y el equipo inglés ha vivido una temporada con más oscuros que claros. Octavo en Liga y eliminado de la Europa League por el Villarreal, los resultados están muy alejados del nivel que se le presupone por presupuesto y plantilla. Thomas acabó el curso con 2.308 minutos disputados, ningún gol y tres asistencias.

A punto de cumplir 28 años (el domingo), su primera temporada de involución tras tantos años de crecimiento constante ha conllevado un descenso en su valor de mercado para Transfermarkt desde los 50 a los 40 millones. No se ha producido el salto de calidad esperado por su padre, que tras fichar por el Arsenal indicó que “esperábamos que un equipo más grande (que el Atleti) viniera por Thomas”. Estadísticamente campeón de Liga, por aquella participación residual en el inicio de curso colchonero, el primer año de Thomas en el Arsenal ha estado muy alejado del último en el Atlético, donde era uno de los pivotes en mejor estado de forma de la competición y que había dejado exhibiciones como su doble partido ante el Real Madrid.

La temporada de Thomas Partey en el Arsenal.

Arda, Griezmann, Falcao…

Que un futbolista que ha evolucionado con Simeone hasta convertirse en una de las estrellas del Atlético tenga más dificultades fuera se ha llegado a convertir en habitual en los últimos años. Arda Turan puso rumbo al Barcelona como el jugador que daba la pausa en el equipo rojiblanco y el gran referente técnico de la plantilla, pero acabó sin tener apenas peso en el juego blaugrana. Griezmann ha sumado goles en el club catalán, pero no se ha acercado su mejor nivel mostrado de rojiblanco, donde llegó a quedar tercero en el Balón de Oro en dos temporadas;

Falcao nunca volvió a ser el mismo que en el Atlético, en su caso con las lesiones como gran enemigo cuando sí había comenzado fuerte en el Mónaco; Filipe Luis quiso volver del Chelsea tras su primera temporada en la Premier, donde no se había hecho con un hueco; Diego Costa al finalizar su tercera temporada o recientemente Rodrigo y Lucas han tenido dificultades para hacerse con un sitio en el once de Manchester City y Bayern de Múnich respectivamente. Simeone ha potenciado a muchos futbolistas y es difícil mostrar ese nivel que fuera de casa. Todavía con muchos años de carrera por delante, Thomas ha tenido un primer año complicado lejos de la mano del técnico argentino. Queda claro que no todo cambio es fácil ni tiene por qué ser positivo.