BARCELONA

Depay y la doctrina Cruyff

El Barça insiste en que no subirá su oferta pese al interés de la Juventus. Laporta se ampara en la doctrina Cruyff: "El que dude de jugar aquí ya no nos sirve".

Depay y la doctrina Cruyff
Mika Volkmann Getty Images

Joan Laporta anunció un nuevo fichaje para esta semana en el Barça, pero llegamos a viernes y no hay ninguna noticia del mismo. Novedades, en realidad, sí hay, pero no las esperadas por el presidente azulgrana. Wijnaldum ha dado la espantá para firmar por el PSG; y Depay, que era la cara nueva que Laporta pensaba que anunciaría, está concentrado con Holanda sin decir esta boca es mía pese a que ayer habló para los medios y tuvo la oportunidad de aclarar su futuro. No lo hizo, así que tan claro no está.

El Barça vende su relato, inspirado en la doctrina Cruyff: "El que dude de jugar aquí, ya no nos sirve". Así que mantiene su oferta y no ofrecerá más dinero. Si el jugador no la acepta, será porque no quiere vestir de azulgrana. Eso sí, si Depay dice no, será un golpe duro para el proyecto del Barça 2021-22. Koeman lleva un año detrás de un delantero que no es mediático para las cifras tan potentes que maneja; y que no sólo es goleador, sino que asiste y tiene dinámica de juego. Koeman conocía su situación contractual en el Lyon, su potencial, y ya lo quiso firmar la temporada pasada. Los acuerdos se mantuvieron. Pero Depay ha seguido jugando tan bien o mejor y, visto el panorama, ha entendido que tal vez su caché sea superior, sobre todo observando cómo se ha manejado su compatriota Wijnaldum en una situación de final de contrato.

A todo esto, ha trascendido que la Juventus le ofrece tres millones de euros más por temporada. Y eso son palabras mayores. El Barça, limitadísimo económicamente, insiste en que tiene unos márgenes en los que moverse y que no los traspasará. Fuentes del club azulgrana añaden que un no significaría que "no quiere jugar en el Barça". El planteamiento, eso sí, tiene algo naíf para el marco en el que se mueve el nuevo fútbol. Una negativa de Depay supondría un golpe al proyecto; y, sobre todo, a Koeman, que basa en Memphis y Messi parte de su plan de ataque 2021-22 para mejorar el dinamismo y la efectividad, que tanto lastró al equipo.