INGLATERRA

Gascoigne: “¿Entrenarme a mí? Una pesadilla”

En una entrevista para el Daily Mail, ‘Gazza’ habla sobre los seis años que estuvo Sir Alex Ferguson sin hablarle tras truncarse su fichaje por el United.

El ex entrenador del Manchester United, Sir Alex Ferguson, junto a Paul Gascoigne.
Sky Sports

Paul Gascoigne siempre fue un futbolista especial. En la segunda parte de la entrevista que concedió a Sportsmail junto a su ex compañero Jamie Redknapp, el futbolista inglés habló sobre algunos de los capítulos más polémicos de su carrera. 'Gazza', quien dijo heredar su talento del mismísimo Johan Cruyff, alcanzó su máximo nivel futbolístico tras la Copa del Mundo de 1990, celebrada en Italia: "Después del Mundial de 1990, en la siguiente temporada con el Tottenham, no hice nada mal. Todo lo que hacía en el campo era natural. Cuando jugaba sabía que estaba tres segundos por delante de los demás".

Desde sus inicios, cuando utilizaba las "críticas" de su padre como motivación para sacar la mejor versión durante los partidos, se vio que Gascoigne era diferente. En palabras del que fuera internacional con Inglaterra durante 10 años: "Sabía que era mejor que el resto. No me importaba a quién me enfrentaba. Jugaba con una sonrisa. Solía subir al autobús de vuelta a casa con los aficionados del Newcastle después de los partidos. Me encantaba".

"Bienvenido a tu peor pesadilla"

Pero al igual que tenerle como compañero sobre el césped era una bendición, enfrentarse a él podía convertirse en una pesadilla. "Hace años, cuando jugaba contra Roy Keane, decían que era el nuevo chico del barrio. En el túnel, me dirigí a Keane: "Bienvenido a tu peor pesadilla". Hablé con él durante 90 minutos. Le dije: 'Voy a salir con tu mujer'. Él dijo: 'No estoy casado'. Le dije, 'Sí, ella está ahí en las gradas'. Él miraba hacia arriba y yo me iba con la pelota", cuenta Gascoigne.

Algo parecido ocurría con los entrenadores. "¿Entrenarme a mí? Una pesadilla. No necesitaba que me entrenaran", admite el propio 'Gazza'. Y es que, en cuanto a técnicos se refiere, el episodio vivido con Sir Alex Ferguson que Redknapp y Gascoigne abordaron durante la entrevista para el Daily Mail es uno de los más destacados. Tras cuatro temporadas en el Newcastle, Gascoigne dejaba los Magpies. Liverpool, Manchester United y Tottenham se interesaron por el centrocampista inglés, aunque parecía que el entonces equipo entrenado por Sir Alex Ferguson sería el que ficharía a 'Gazza' por una cifra récord en Inglaterra.

"El Tottenham dijo que le compraría a mi madre y a mi padre una casa por 120.000 libras"

"Le dije a Ferguson que podía irse de vacaciones y que yo firmaría con él. Pero entonces el Tottenham llamó y dije: "¡Papá, el Tottenham!" Y me dijo: "No, vas a fichar por el United". Entonces el Tottenham dijo que le compraría a mi madre y a mi padre una casa por 120.000 libras", narra Gascoigne. La oferta de los Spurs, sumada a que "el trato se cerró con la tumbona" que le ofrecieron a su hermana, provocaron que el ex entrenador del Manchester United tardase seis años en volver a hablar con Gascoigne: "Estaba furioso".

Aunque pudo volver a fichar por los Red Devils cuando estaba en la Lazio, Eric Cantona fue quien permaneció en Manchester. No obstante, cuando le pidieron recientemente a Sir Alex Ferguson que nombrara al jugador que desearía haber dirigido, este dijo: "Paul Gascoigne. Sin duda". Y es que, tal y como afirma el ex futbolista inglés, "si hubiera fichado por el Manchester United, habría estado allí 12 años. Pero en el Tottenham tuve la oportunidad de fichar por el Lazio en 1992 y me encantó. Recuerdo que vi al equipo entrenar por primera vez y me puse a llorar".

"Me encantaba ser futbolista. Sabía lo que podía hacer con un balón"

Paul Gascoigne también tuvo muchos problemas fuera del terreno de juego: "Nunca he tenido un problema de salud mental. Soy alcohólico. He tenido un problema de alcohol, pero me operé para poder tomar un vaso de vino o una pinta de cerveza y ya está. Nada más que eso. Sólo quiero estar bien. Quiero mantenerme bien". Preguntado por lo que habría pasado si hubiese recibido las ayudas que existen a día de hoy en el mundo del fútbol, 'Gazza' responde que "todo está bien. Estoy bien. Soy afortunado. Me encantaba ser futbolista. Sabía lo que podía hacer con un balón".