EUROCOPA (E) | ESPAÑA

Jordi Alba: "Es una situación jodida, pero estamos fuertes"

El nuevo capitán de la Selección, Jordi Alba, ha concedido una entrevista exclusiva a AS tras el ataque del coronavirus a la concentración de España. "Si deciden vacunarnos, bienvenido sea".

Jordi Alba: "Es una situación jodida, pero estamos fuertes"
adidas DIARIO AS

Jordi Alba (Hospitalet, 21 de marzo de 1989) ha heredado el brazalete de capitán de la Selección tras el positivo por coronavirus de Sergio Busquets. En la tarde de este miércoles ha atendido en exclusiva a AS a través de videoconferencia.

-¿Cómo se vive el ataque del virus dentro de la concentración de España?

-Cuando llegan los resultados de los análisis nos miramos los unos a los otros y se nota que hay incertidumbre, pero hay que superarlo. Pero llevamos toda la temporada con esta situación excepcional y en cierto modo estamos más o menos, no quiero decir acostumbrados, pero al menos preparados para todas las situaciones.

-¿Qué cara se te queda cuando te comunican un positivo y te mandan para casa, como le ha pasado a Busquets y a Diego Llorente?

-Pues imagínate... Es una situación muy desagradable, jodida, pero la vamos a superar. Espero que los dos, tanto Busi como Llorente, puedan volver. Desde luego no soy yo quien ha de tomar esa decisión. Eso es cosa de Luis Enrique. Pero mi mayor alegría sería devolverle el brazalete a Busi, porque quiero que se recupere y vuelva. No sólo es el mejor del mundo en su puesto, sino que es un gran compañero y una gran persona. Un líder al que toda la Selección quiere y respeta. Es durísimo estar aquí con toda la ilusión de ir a jugar una Eurocopa, que te digan que eres positivo y que te manden para casa.

"Es durísimo estar aquí con toda la ilusión de ir a jugar una Eurocopa, que te digan que eres positivo y que te manden para casa".

-Vaya regalito debutar como capitán con la que está cayendo, con el coronavirus sacando compañeros de la concentración...

-Es lo que me ha tocado vivir, tanto a mi como al resto de los compañeros. Hubiera sido mucho mejor que las circunstancias hubieran sido otras, pero no puedo elegir. Al menos no es algo nuevo. Es muy desagradable, pero ya llevamos tiempo conviviendo con el virus. Todos hemos tenido algún caso cercano, de un amigo, un compañero o un familiar. Sabemos de qué va el tema. Pero pese a todo, insisto en que estamos fuertes. Hay que darle normalidad a una situación que yo nos ha tocado vivir en nuestros equipos toda la temporada.

-¿Cómo está la moral del grupo?

-Estamos bien, dentro de lo que hay. Pero hay que darle normalidad, entrenar y prepararnos lo mejor posible dentro de las posibilidades que tenemos. No nos queda otra que seguir trabajando y mantener la línea positiva.

"Cuando llegan los resultados de los análisis nos miramos los unos a los otros y se nota que hay incertidumbre, pero hay que superarlo".

-¿Usted está a favor de que les vacunen?

-Los jugadores no tenemos mucho que opinar. Si nos dicen que a vacunarse, pues a vacunarse. Si lo hacen pues perfecto, y bienvenido sea.

-Ya sabe que la efectividad de la vacuna no es total hasta treinta días después de ser inoculada. Eso sería más o menos para las fechas en las que están programadas las semifinales, ¿llegaremos tan lejos?

-Hombre, pues yo espero que sí. Nosotros salimos para ganar cada partido y así la Eurocopa, pero ya veremos. Somos optimistas, pese a todo lo que está pasando.

"Mi mayor alegría sería poder devolverle el brazalete a Busquets, porque significaría que ha superado la enfermedad".

- En septiembre se van a cumplir diez años desde que llegó por vez primera a la Selección. Recuerdo que debutó contra Escocia, en Alicante a principios de octubre, en unas condiciones de calor y humedad tremendas... Cómo pasa el tiempo, ¿no?

- Hizo mucho calor ese día, es verdad. Se me ha pasado una década en un momento. Ha ido todo muy rápido. Pero mantengo intacta la ilusión de jugar con la Selección.

-Hubo polémica tras la llegada de Luis Enrique porque no le llamó. Ha pasado de olvidado a capitán. ¿Qué ha cambiado?

-El trabajo ha sido bueno, y por eso he vuelto. He mantenido la confianza en mi juego y en mis facultades. Al final, como soy muy cabezón, he tenido recompensa: si no hay novedad voy a jugar otra Eurocopa y eso me hace muy feliz. Yo quería volver a la Selección y me propuse que por mi no quedara. Le estoy agradecido a Luis Enrique por haber reconocido ese esfuerzo y por darme su confianza. Yo le voy a tratar de pagar dándolo todo en la Eurocopa, con la Selección.

-Ahora ha cuarenta jugadores convocados, y sólo hay dos campeones en un grupo tan grande: Albiol, que está en la segunda burbuja y que podría entrar en la lista final si Diego Llorente no se recupera, y Jordi Alba. ¿Cómo ve al resto de los chicos, muy jóvenes, que están ahora con España?

-Son jóvenes, pero tienen hambre. Quieren ganar. Tenemos una buena Selección, con gente joven pero que viene de jugar grandes competiciones en grandes clubes, y con un entrenador que sabe lo que quiere y que se lo hace ver al equipo. Sinceramente, me gusta mucho lo que veo. Soy optimista, y si hacemos las cosas bien creo que estaremos en la pelea por el torneo. Pero hay que ser prudentes porque también fuimos a Brasil 2014 y a Francia 2016 en el grupo de los favoritos y no salieron bien las cosas.