REAL VALLADOLID

"La siguiente historia del Real Valladolid tiene que ser una historia de éxito"

Duncan McMath, director de 'El Presidente', habla para AS de cómo se fraguó el proyecto y sobre la figura de Ronaldo, su protagonista.

Valladolid
"La siguiente historia del Real Valladolid tiene que ser una historia de éxito"

Cuando Duncan McMath supo de la compra del Real Valladolid por parte de Ronaldo Nazário, sintió que seguramente estaba ante una historia interesante que contar. Afincado en España desde hace bastantes años, conocedor de su fútbol, trató de hacerlo desde el primer momento, aunque, como cuenta para AS, debió aguardar unos meses para comenzar a abordar un proyecto que no se imaginaba que fuera a ser como finalmente transcurrió, pandemia de por medio. Después de dirigir 'Take the ball, pass the ball', documental sobre el mejor Barça de la historia, aclamado por la crítica, convirtió la historia de Ronaldo y el Valladolid en 'El Presidente', cuatro horas y media de metraje que ya están disponibles al completo en DAZN. Por el camino, además, como reconoce, se ha hecho un sufridor aficionado blanquivioleta.

¿Cómo surgió la oportunidad de realizar este documental?

Cuando Ronaldo compró el club en 2018 ya pensábamos que sería muy interesante combinar la historia de Ronaldo con la de un club humilde como ha sido siempre el Real Valladolid. Nos pusimos en contacto con David Espinar y tuvimos una charla en Madrid sobre nuestra idea. A él, a Ronaldo y al club les gustó, pero era todo muy nuevo para ellos y no querían equivocarse haciendo un documental muy pronto. Después de la salvación contra el Rayo Vallecano, me llamó Matt Fenaert para decir que lo vamos a hacer. Me llamó el lunes y el miércoles ya estábamos grabando la cena de celebración.

Tan rápido fue que estuvieron en ese viaje a Ibiza de final de temporada...

Ronaldo nos dejó poner un micro durante toda la celebración, estaba súper tranquilo con nosotros grabando y, después de unos días juntos, había mucha complicidad con él. Estuvimos en el partido contra el Valencia, el último partido de Borja, y cuando estábamos preparándonos para irnos, nos llamó Matt para proponernos ir con ellos a Ibiza.

Por lo que cuenta, fue todo muy natural, ¿no?

Así es. Nosotros ya habíamos hecho el documental 'Take the ball, pass the ball', y ya vieron que no somos una productora y yo no soy un director a los que nos gusta la polémica. 'Take the ball, pass the ball' es muy futbolero, pero revela nuestra idea de contar la historia del Barça de Pep Guardiola y por qué tenía tanto éxito. Con 'El Presidente' nos parecía importante combinar la historia de Ronaldo con muchas historias del Real Valladolid. Íbamos con la idea de hacer un trabajo muy honesto. Nos dejaron grabar en todos lados y creo que nos ganamos la confianza desde el día uno sabiendo en qué momento debíamos grabar y en cuál no.

¿Qué diferencias ha percibido con respecto a ese otro documental?

Con 'Take the ball, pass the ball' estábamos hablando, quizás, del mejor equipo de la historia; la historia del Real Valladolid es distinta. Lo que a mí me apasionó desde el principio es la diferencia entre lo que fue Ronaldo como jugador y lo que es el club que había comprado. Además, curiosamente, lo que le faltaba ese año que grabamos al Real Valladolid era el gol, y Ronaldo ha sido seguramente el delantero que marcaba goles con más naturalidad. Siempre me pareció una historia muy potente. Por eso, siempre que hablamos de la sequía de Sandro o cuando llega Ben Arfa, vemos la diferencia con respecto a lo que fue Ronaldo. La historia, por tanto, era muy diferente, aunque en este caso estoy mucho más orgulloso de la narrativa de 'El Presidente' que de 'Take the ball, pass the ball'. Creo que ha sido un reto mucho más grande, porque además son cuatro horas y media de contenido, que es como hacer tres películas.

Para quien no lo haya visto, ¿qué Ronaldo se ve en 'El Presidente'?

Quiere mucho al club y al proyecto, yo lo he visto desde dentro. Estar con él es una pasada. Es uno de los mejores futbolistas de la historia, pero además es gracioso, puedes hablar con él fácilmente. Es capaz de hablar directivos y después con niños, y es el mismo con todos. Nunca he conocido a un futbolista al que le salga tan natural ser así, y más mientras le están grabando las cámaras. Espero que aficionados que no han tenido la posibilidad de verle y conocerle como persona perciban lo humilde y lo normal que es.

¿Cómo ha sido vivir tan de cerca el proceso de cambio del club? Habrán incluso empatizado con el Valladolid y su gente...

Todo el mundo entendió desde el día uno lo que queríamos a hacer y lo bonito de estos proyectos es ir conociendo a la gente y descubriendo sus historias, como la de Álvaro [Fernández, uno de los utileros que sale en 'El Presidente']. Se agradece mucho tratar con un club y con personas como la que nos encontramos ahí. Yo ya soy aficionado del Real Valladolid. Este año he visto casi todos los partidos y he sufrido mucho, porque yo soy del Tottenham y del Valladolid, y un montón de veces hemos encajado los dos en el último momento. Ha sido un año desafortunado en resultados.

La pandemia también les habrá afectado. Al menos, sí alteró parte del documental.

Hay que tener cuidado a la hora de hablar cuánto nos afectó, porque, obviamente, nos ha afectado muchísimo, pero, obviamente, ni la mitad que a otros que han perdido a gente. Nosotros no habíamos vendido todavía el proyecto, habíamos hecho una apuesta muy fuerte por el documental, pero hasta ese momento era todo autofinanciado. Habíamos invertido todo lo que habíamos ganado con 'Take the ball, pass the ball' y cuando llegó la pandemia fue un momento muy delicado para nosotros, porque no veíamos cómo podía acabar. El club se portó muy bien en ese momento, porque nos permitió mandar nuestras cámaras e Iñaki Sola [fotógrafo del club] y sus compañeros grabaron cosas hasta que pudimos volver. Fueron momentos muy delicados hasta que LaLiga dijo que la temporada se iba a acabar. Al final, la pandemia acaba añadiendo mucha trama a la historia, igual que lo sucedido con Borja, que acaba siendo una parte importante.

A la derecha, Duncan McMath, junto a Graham Hunter, productor y una de las voces de 'El Presidente'.

La salida de 'El Presidente' ha coincidido con el descenso. ¿Cree que puede distorsionarse la percepción o ser peor por haber salido en ese momento?

Ojalá se hubiera emitido seis meses antes, pero con la pandemia ha sido muy difícil la fase de edición. Con la llegada de la pandemia, que se ve en el episodio seis, la narrativa de todo cambió y tuvimos que volver a editar el guión. Sé que el 'timing' no ha sido el mejor, y es una pena. Sé que el aficionado del Real Valladolid y el seguidor del fútbol español va a pensar así, pero también sé que es un producto internacional, y como el documental del Sunderland, al que lo vea desde fuera, al no seguir el día a día del equipo, no le va a influir igual saber en qué temporada ha sucedido. En la segunda temporada de 'Sunderland 'Til I Die' el club había cambiado un montón, pero no evita que puedas disfrutar la serie. A pesar del momento en el que ha salido, estamos muy contentos con el producto final. Está grabado con mucho gusto, la música está hecha por un compositor a propósito para el documental, hemos estado meses haciendo el color final... Cada detalle ha sido cuidado, porque queríamos sacar un producto que estuviera a la altura de una estrella como Ronaldo.

Al margen de esa coincidencia, ¿qué feedback se ha encontrado?

Me sabe mal que se haya podido atacar a Ronaldo y al club, porque el momento de emisión es algo que se escapaba de sus manos y de las nuestras. Ha invertido más de siete millones de euros y ha liquidado la deuda del club. No soy nadie para defenderle y no lo necesita, pero yo he visto el cambio; nosotros estuvimos grabando antes y después y ha hecho muchos cambios. No obstante, he recibido muy buenos comentarios, y me gusta recibirlos, porque, sin sonar pretencioso, yo, personalmente, he dedicado dos años de mi vida a este proyecto y sé el cuidado que hemos tenido. Queremos mucho tanto a Ronaldo como al club y tenía que ser un producto del que ellos estuvieran orgullosos. Con esa idea trabajamos.

¿Tienen pensado darle continuidad al proyecto con más temporadas?

No es la idea ahora mismo, aunque tenemos que conversar con Ronaldo. Con DAZN y con él hemos firmado un contrato de tres proyectos, y 'El Presidente' es solamente el primero; el segundo será basado en su vida y el tercero está abierto. Yo tengo muchas ganas de volver a hacer algo con el club y mi esperanza es que el año que viene vuelva a ascender, porque está en muy buena posición para hacerlo. Ahora mismo no queremos hacer 'otro Sunderland'. La siguiente historia del Real Valladolid tiene que ser una historia de éxito. Ojalá en dos o tres años estemos hablando de un equipo que pelea por otras cosas que no sea el ascenso o la salvación en Primera División.