REAL VALLADOLID

Weissman, el máximo artillero menos goleador de este siglo

El israelí, como Orellana, marcó seis tantos, cifra baja en comparación con otras temporadas del Real Valladolid en Primera.

Valladolid
0
Weissman, el máximo artillero menos goleador de este siglo
PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO

Llegados a este punto, destacar que al Real Valladolid le faltaron muchas cosas para quedarse en Primera no es descubrir nada. Sin embargo, las estadísticas ofrecen, entre otras cuestiones, una clarificadora de su acierto de cara a portería, y es que Shon Weissman y Fabián Orellana, sus máximos artilleros, se quedaron en la exigua cifra de seis goles, algo que en lo que va de siglo había sucedido solo en dos ocasiones.

Titular habitual el chileno desde el principio de la temporada, menos el israelí, que no se asentó en el once prácticamente hasta el ecuador liguero, solamente fueron capaces de igualar los registros de Enes Ünal en la 2018-19, cuando fue máximo goleador del equipo, y de Pachón y Kaviedes en la 2000-01, quienes compartieron el puesto de 'pichichi' completadas las 38 jornadas también con media docena de goles, número escaso si se tiene en cuenta otros casos.

No obstante, pensando solo en la Primera División, el Real Valladolid ha tenido futbolistas con números importantes este mismo siglo, como Fernando Fernández, que llegó a la quincena en la 2001-02, como Javi Guerra en la 2013-14, mientras que Joseba Llorente la superó en la 2007-08 (llegó a los 16). Asimismo, otros jugadores alcanzaron los dobles dígitos Óscar González, en dos ocasiones (10 goles en la 2003-04 y 12 en la 2012-13), y Henok Goitom, en la temporada 2008-09.

Volviendo a la campaña recientemente concluida, tanto Weissman como Orellana superaron los 2.000 minutos, que, sin embargo, no sirvieron para alcanzar los objetivos grupales. No obstante, 'El Poeta' obtuvo el tercer mejor registro de su carrera, ayudado por los cuatro penaltis que ejecutó, mientras que 'La Gaviota' mostró su probada valía para un fútbol tan exigente como el español, y que quizás en un contexto más favorable podría haber alcanzado, por qué no, esas dobles figuras que tuvieron otros.