UD IBIZA 1 – UCAM CF 0

Sin gol no hay ascenso

El cuadro universitario no controló un partido que estaba obligado a ganar y en el que hubo reparto de ocasiones. El tanto celeste, tras un discutido penalti.

0
Sin gol no hay ascenso
UCAM CF

El UCAM CF se quedó con la miel en los labios. El cuadro universitario no jugará la próxima temporada en Segunda División tras caer derrotado en la final ante la UD Ibiza, que fue ligeramente superior a los de José María Salmerón. En un choque en el que el equipo murciano debía lograr la victoria para retornar a la categoría de plata, nunca se dio la sensación de tenerlo controlado, aunque contó con ocasiones para adelantarse en el marcador, al igual que también dispuso de ellas el conjunto de Carcerdo.

Los celestes, a los que el empate les daba el billete al fútbol profesional, se hicieron con el balón desde el inicio mientras que el adversario busca la portería de Parreño con contragolpes. Esa es la filosofía de Salmerón, esperar y aprovechar las salidas. Hoy, a pesar de la obligación del triunfo, tampoco la cambió. Y estuvo a punto de salirle bien.

Tras un primer intento de Javi Lara, pasado el cuarto de hora, el UCAM CF inquietó a la UD Ibiza. Jordi Sánchez recuperó el balón y su disparo, al igual que el posterior de Buyla, pegó en un defensa. El último rechace le cayó a De Vicente, que la mandó por encima del larguero. La acción más clara antes del descanso fue un testarazo en propia puerta de Goldar que obligó a estirarse a Parreño para evitar el 0-1. El ex portero universitario intervino de nuevo para impedir que el chut de Alberto cogiese dirección al fondo de la red. En los compases finales del primer periodo, tres llegadas celestes. La primera, un centro de Castel que se paseó por el área pequeña. Después, Ekain remató en el segundo palo y el balón pegón en un defensa cuando cogía portería. La última, y más clara, remate a bocajarro de Castel que sacó con una mano Biel Ribas.

Fiel al estilo

Nada cambió en el UCAM CF para el segundo tiempo. Esperar y sorprender. Si había salido en gran parte de los partidos del curso, en este debía ocurrir lo mismo. Jordi Sánchez tuvo el 0-1 en sus botas para darle la razón a la propuesta del técnico, pero su intento de vaselina, en un contragolpe iniciado por Buyla, no acabó entre los tres palos. Minutos después, la jugada polémica del encuentro. El colegiado señaló falta de Xemi a un rival fuera del área, pero el asistente le corrigió, le dijo que había sido dentro. García Verdura le hizo caso y decretó la pena máxima. Ekain batió a Ribas, que no pudo repetir la hazaña de la eliminatoria contra el Barça B (detuvo cuatro penas máximas en la tanda de penaltis).

Quedaba cerca de media hora, con el añadido, pero la UD Ibiza apenas pasó apuros para mantener la ventaja. Jordi Sánchez lo intentó con un disparo que acabó en saque de esquina, pero no hubo más para los de La Condomina. El rival, por el contrario, tuvo la sentencia, con un disparo al larguero de Davo y el rechace que mandó fuera Castel con todo a favor. El UCAM CF estará en Primera RFEF, objetivo de inicio de temporada, pero se queda a un paso de Segunda División.