BRASIL

Jarro de agua fría para el Inter de Miguel Ángel Ramírez

El técnico español perdió la final del Campeonato Gaúcho contra Grêmio y dejó escapar la oportunidad de ganar su primer título en Brasil.

0
Jarro de agua fría para el Inter de Miguel Ángel Ramírez
@SCInternacional

Miguel Ángel Ramírez sufre su primer revés en Brasil. Internacional de Porto Alegre, dirigido por el técnico español, no pudo superar a Grêmio, su acérrimo rival, y perdió la final del Campeonato Gaúcho. El Colorado cayó 1-2 en la ida en casa y no ha sido capaz de remontar en el Arena do Grêmio. El partido finalizó 1-1 y Tricolor ganó su Gauchão número 40.

Fue un GreNal cargado de faltas y tarjetas, como suele ser habitual en este tipo de partidos. Rafinha y Yuri Alberto se marcharon expulsados en el primer tiempo después de que ambos estuvieran a punto de llegar a las manos. Justo antes del descanso, Ferreirinha superó a la defensa de Inter y adelantó a Grêmio, que asestaba un golpe psicológico al equipo de Ramírez. En el segundo tiempo, Paolo Guerrero regresó tras su lesión e intentó el empate, pero se le notó falto de ritmo todavía. Rodrigo Dourado puso el empate en el marcador, inundando de esperanza a un Inter que sólo necesitaba un gol más para forzar los penaltis. Sin embargo, fue Grêmio el que hizo más esfuerzos por ganar el partido. Marcelo Lomba salvó varios mano a mano que podrían haber supuesto una derrota abultada de su equipo. Al final del encuentro Miguel Ángel Ramírez tuvo que intervenir para evitar un nuevo enfrentamiento entre los jugadores de ambos equipos.

Grêmio es una de las bestias negras de Inter en los últimos años, pues el Colorado no vence un GreNal desde septiembre de 2018. Desde entonces, Internacional y Grêmio se han enfrentado en un total de 15 ocasiones, de las cuales el Tricolor ha ganado 9 y han empatado 5 veces. Grêmio ha marcado 14 goles y ha encajado 5, con 10 partidos sin recibir ningún tanto. Desde que llegó a Brasil, Miguel Ángel Ramírez se ha enfrentado tres veces a Grêmio y no ha podido ganar ninguna.

No ha sido un inicio de temporada para Ramírez. En estos primeros meses en Brasil, ha tenido que enfrentarse a la dura baja de Paolo Guerrero. Además, el peruano amenazó con marcharse y después de semanas de negociaciones, acordó quedarse hasta final de año. Pese a los problemas y a perder el que podría haber sido el segundo título de su carrera, el extécnico de Independiente del Valle ha conseguido sacar algunas notas positivas que espera sean suficientes para lograr continuidad tras la finalización de los estaduales y soñar con levantar el Brasileirao y la Copa Libertadores en los próximos meses. Internacional es líder del Grupo B de la competición más importante de Sudamérica empatado a 9 puntos con Deportivo Táchira y llega a la última jornada de la fase de grupos con el pase a octavos encarrilado. A los de Miguel Ángel Ramírez les sirve el empate ante Always Ready, que ya dio la sorpresa y les ganó en la primera fecha, para estar entre los 16 mejores equipos.

El canario, de 36 años, ha dirigido 17 partidos en Brasil, cosechando 10 victorias, un empate y 5 derrotas, algunas especialmente dolorosas como contra su acérrimo rival o las de Copa Libertadores frente a Always Ready y Deportivo Táchira. Ha marcado 38 goles y ha recibido 15, manteniendo la portería a cero en 6 partidos.

En esos 17 encuentros, Ramírez ha ido inculcando poco a poco su estilo, aunque necesita tiempo para poder seguir trabajando. Lo que más se nota su especial habilidad para transformar jugadores. Thiago Galhardo, que ya atravesaba un gran momento antes de la llegada del español, se ha convertido en el pilar fundamental del equipo. 9 goles en 13 partidos le avalan. Otro nombre que ha dado un paso al frente ha sido Rodinei. El lateral cedido por Flamengo ha marcado 2 goles y ha dado 7 asistencias en 12 encuentros disputados. Pero sin duda el crecimiento más exponencial es el de Mauricio. El exjugador de Cruzeiro se ha ganado un lugar en el once titular gracias a su capacidad de desborde que vuelve locos a los rivales. Yuri Alberto, que se marchó expulsado en el último GreNal, y Patrick también están rindiendo a muy buen nivel.

Ramírez ya está experimentando en sus propias carnes la exigencia del fútbol brasileño y la impaciencia y exigencia de los hinchas, que le piden resultados positivos desde el primer día. A pesar de que cuenta con el respaldo de la directiva, que quiere apostar por un proyecto a largo plazo, perder el Gauchão y quedar eliminado de la Libertadores podría hacer cambiar de opinión a los dirigentes. Por eso, el duelo contra Always Ready de la próxima semana es de vital importancia para el español.