INGLATERRA

Havertz busca su sitio

El Chelsea necesita explotar al talentoso jugador, tras haber invertido más de 80 millones en él. Pulisic y Mount le han ganado la partida por el momento.

Havertz busca su sitio
Clive Rose Getty Images

Llegó como el pelotero del futuro por el que suspiraba media Europa, Real Madrid incluido, pero, casi un año después de su aterrizaje en Stamford Bridge, Kai Havertz, que es titular en el Chelsea, todavía no ha conseguido conectar con su fútbol. Tuchel, que sabe que tiene entre manos uno de los talentos más importantes del continente, le utiliza para tapar las carencias en el ataque, pero lo cierto es que el joven alemán no está consiguiendo hacerse un hueco en el hábitat en el que brilló en el pasado y por el que le ficharon por una cifra cercana a los 81 millones de euros.

Y no lo tiene fácil. Ahora mismo tiene dos bestias tapando su posición favorita, la de mediocentro ofensivo, pues Christian Pulisic, que está como un avión, y Mason Mount, que ha sido el mejor jugador del equipo durante toda la temporada, no dan opción a que se abra ningún debate acerca de quién tiene que ocupar esa parcela del campo. Eso ha provocado que, tanto con Lampard como con Tuchel, Havertz haya tenido que migrar a otras áreas que le son menos proclives. La de extremo derecho, donde dejó una sensación tan tibia que hizo que su actual entrenador decidiera prescindir de él en sus primeros partidos, y la de delantero centro, que es la que ocupa actualmente para suplir esa carencia de un goleador nato y las dudas que existen sobre Werner.

A pesar de que llegó a jugar nueve partidos en esa posición durante su etapa en el Bayer 04 Leverkusen, en los que, por cierto, llegó a marcar ocho goles y repartir una asistencia, en el Chelsea no se le ha llegado a ver cómodo del todo. A la espera de que termine la temporada, el equipo se reorganice y se fiche un ‘9’ de garantías, Havertz espera, paciente, encontrar su lugar en el esquema de los blues, que confiaron en él haciendo el mayor desembolso del verano y ahora tienen que encontrarle su sitio.