MANCHESTER UNITED

La afición del United estalla contra los Glazer por la ruina de Old Trafford: goteras, ratones...

La afición se queja del estado de abandono en el que se encuentra el estadio del Manchester United, y pide a sus dueños que actúen o se vayan ya.

La afición del United estalla contra los Glazer por la ruina de Old Trafford: goteras, ratones...

Hubo un tiempo nada lejano en el que Old Trafford hacía honor a su sobrenombre, Teatro de los Sueños. No solo en lo deportivo, también en lo referente a un estadio que se encontraba entre los mejores de Inglaterra. Lejos quedó aquella época de bonanza deportiva y económica y ahora la afición lucha por echar a quienes son señalados como el origen de todos sus males actuales, los Glazer, la familia estadounidense que, tras ir comprando acciones del club entre 2003 y 2005, se hizo con el control total del club.

Las protestas contra los Glazer alcanzaron su punto máximo la pasada semana cuando los aficionados irrumpieron en Old Trafford y obligaron a que se suspendiera el partido ante el Liverpool. A los Glazer se les acusa de muchas cosas, entre ellas de abandonar al club y dejar a su icónico estadio en una situación de total abandono y decadencia.

Goteras, techos en mal estado y ratones por todo el estadio son las principales señales de alarma que viene mostrando Old Trafford en todo este tiempo y que ha provocado la consternación de sus aficionados que ven cómo su Teatro de los Sueños está cerca de convertirse en el escenario de sus peores pesadillas. A la afición le irrita la situación de Old Trafford, "oxidado y podrido" y con ratones vistos incluso en el terreno de juego, con numerosas goteras y una propuesta de renovación y mejoras con un coste de 230 millones de euros, cuyo presupuesto ha sido rechazado por los Glazer, los dueños del club.

Los aficionados del United son testigos, además, de cómo el resto de los clubes le han robado ya ese lugar de privilegio. Old Trafford ya no es un referente de un club con solera, más bien todo lo contrario. Han visto cómo los estadios del resto de los clubes mejoraban y se ponían por delante en los últimos años. Un ejemplo claro es el Etihad, del Manchester City.

La protesta por la situación del United y de Old Trafford la suscribe también el exjugador, Gary Neville, que clama también por la marcha de los Glazers: "Miras al club ahora, este estadio sé que se ve muy bien aquí (en la televisión) pero si vas detrás de escena está oxidado y podrido. El campo de entrenamiento probablemente ni siquiera esté entre los cinco primeros en este país, no han llegado a una semifinal de la Liga de Campeones en 10 años y no hemos ganado una liga aquí en ocho años. La tierra alrededor del terreno está sin desarrollar, inactiva y abandonada, mientras que todos los demás clubes parecen estar mejorando las instalaciones y las experiencias de los aficionados”.

Según el blog de fútbol Swiss Ramble, el United ha gastado 135 millones de euros en su estadio en los últimos 11 años, mientras que Liverpool ha gastado 320; el City, 430 millones y el Tottenham, 1,6 mil millones.

El estadio del Tottenham es quizás el mejor en todo el deporte, el Manchester City ha ampliado desde entonces el Etihad y el Liverpool ha mejorado los accesos a Anfield, por ejemplo. La afición del United no perdona a los Glazer, por tener en un estado de abandono total a su icónico estadio.

Desde el club ponen excusas de todo tipo. "Es un desafío de ingeniería muy complejo de cumplir", dijo el director gerente del Manchester United, Richard Arnold, a la BBC en 2018. "Sería un desafío de varias temporadas y no es seguro que haya una forma de hacerlo que no lo haga que esto nos deje un tiempo sin hogar".