ATLÉTICO DE MADRID

Un reto especial para Hermoso

Hermoso fue titular ante el Elche y rindió a un buen nivel. Jugó dos años en el Espanyol y el partido del sábado ante el Barcelona será especial para él. Simeone le tiene gran confianza.

Madrid
Un reto especial para Hermoso.
PABLO MORANO REUTERS

El Atlético jugará el próximo sábado ante el Barcelona (16:15 horas) siendo líder y con el objetivo de derrotar al conjunto azulgrana y conseguir medio título liguero. Para todos los jugadores del Atlético el partido es especial, pero para uno de ellos tiene, además, un significado diferente: Mario Hermoso. El defensa del Atlético sabe de primera mano lo que es la rivalidad con el Barcelona, puesto que jugó en el Espanyol y seguro que no olvidará sus partidos ante el Barça. Hermoso fue titular frente al Elche en el lateral izquierdo del Atlético y habrá que ver el planteamiento que hace Simeone para saber si volverá a repetir en el once.

Mario Hermoso, 25 años, ha cumplido en esta temporada en el Atlético. Ha sido un asiduo en los onces del Cholo, bien como central, con el sistema de tres defensas y dos carrileros, o bien como lateral zurdo. Y ha rendido a un buen nivel. Ha jugado 34 partidos oficiales (27 de LaLiga, seis de Champions y uno de Copa del Rey). Ha marcado dos goles, uno en el torneo doméstico (Real Sociedad) y otro en competición europea (Salzburgo). Y dio una asistencia en LaLiga (ante el Real Betis). Ha jugado 2.710 minutos de competición.

Giménez se marchó con molestias en los últimos minutos ante el Elche y habrá que ver si las mismas remiten durante los próximos días. El uruguayo es fijo en el esquema del Cholo y será una de las dudas de cara al nuevo choque liguero. Partido que Hermoso afrontará con muchas ganas, pues seguro que le pesa su pasado como jugador del Espanyol.

Con contrato con el Atlético hasta 2024, el madrileño jugó dos campañas en el conjunto catalán (2017-18 y 2018-19). En la primera campaña jugó 22 partidos ligueros con el Espanyol e hizo un tanto. En la segunda disputó 32 encuentros y marcó tres goles. Seguro que a la hora de saltar al césped del Camp Nou recordará su pasado en el Espanyol, aunque su reto ahora es el de vencer en el feudo azulgran y dar un paso de gigante para llevarse el campeonato. En ninguno de los dos partidos ligueros jugados con el Espanyol en el Camp Nou pudo puntuar.

En esa rivalidad con el Barcelona también puede pesar su pasado madridista, pues se formó en las categorías inferiores del Real Madrid. Desde que llegó al Atlético siempre dijo que se sentía muy bien en la entidad del Wanda Metropolitano, por lo que por encima de todo pensará en estar muy concentrado ante el Barcelona. Un triunfo le pondría a tiro LaLiga al conjunto madrlieño.