INGLATERRA

Konate reaviva la guerra entre Liverpool y Manchester United

La rivalidad se ha intensificado en los últimos años. El Liverpool le arrebató en el mercado a Firmino, Van Dijk, Sadio Mane… y ahora aspira a quitarle al defensa del Leipzig.

El fútbol está repleto de exacerbadas rivalidades. En España se lleva la palma la que protagonizan el Real Madrid y el Barcelona y en Inglaterra es histórica la que protagonizan los dos clubes dominadores de los últimos años, el Liverpool y el Manchester United. La rivalidad en la cancha se reaviva cada año en los despachos cuando llega la época de hablar de fichajes. Y con la ventana de mercado de fichajes a la vuelta de la esquina, Liverpool y Manchester United vuelven a preparar su artillería pesada. Esta vez el objetivo es Ibrahima Konate, defensa del Leipzig, en la agenda del Liverpool, pero también en la del United. Su precio está establecido en alrededor de 46 millones de euros.

La guerra parece estar en marcha, pero el Liverpool parte con ventaja. Desde 2005 los reds han triunfado hasta en cinco ocasiones sobre los red devils a la hora de fichar jugadores pretendidos por ambos clubes. Y todos jugadores de renombre y que han acabado teniendo un gran peso en el Liverpool. En 2015, el Liverpool demostró ser más rápido y más listo que su rival. El United fue el primer club en mostrar su interés en Firmino en 2015, pero mientras los Diablos Rojos esperaban que el brasileño cumpliera con sus compromisos en la Copa América, el Liverpool se adelantó y voló a Chile para sellar el trato. El Liverpool pagó por el jugador 33 millones de euros y resultó ser un negocio redondo.

Más sangrante fue el caso de Sadio Mane en el verano de 2016. El jugador reconoció haber estado muy cerca de fichar por el United: "Incluso me reuní con ellos. Hicieron una oferta, pero esa misma semana Klopp me llamó".

Un año después sucedió con Virgil van Dijk. Entonces fue un fichaje cocinado a fuego lento. El interés del Liverpool por el holandés era conocido por lo menos desde un año antes, lo intentó el United, pero acabó fichando por los reds. Otro caso de victoria red en los despachos fue en el fichaje del extremo japonés Takumi Minamino. Venció el empeño del United y acabó fichando en el mercado de invierno de 2020, procedente del Salzburgo, para marcharse un año después cedido al Southampton.