SUPERLIGA | MINISTRO DE CULTURA INGLÉS

"En el Gobierno británico tomaremos medidas, impediremos que esto suceda"

El Ministro de Cultura inglés, realizó una contundente declaración en el Parlamento: "Miramos todas las opciones, como reforma gubernamental y derecho de competición".

"En el Gobierno británico tomaremos medidas, impediremos que esto suceda"
PAUL ELLIS AFP

Oliver Dowden, Ministro de Cultura del Gobierno Británico, ha realizado una rotunda declaración contra la Superliga Europea en el Parlamento. En ella, ha defendido con firmeza el valor del fútbol inglés y ha anunciado que tomará medidas contra los clubes en caso de que la nueva competición siga su curso. Así ha sido su intervención completa:

"El fútbol está en el ADN británico. Se inventó el deporte en UK, y se exportó alrededor del mundo, lleva más de un siglo en el corazón de la vida británica.

Los clubes de fútbol no sólo son negocios; ellos “definen” sus propias comunidades.

Junto con todos los miembros de esta Cámara, seguramente, yo estaba horrorizado al enterarme de un grupo reducido de clubes que querían formar una liga separatista europea.

Estos seis clubes anunciaron la decisión sin consultar con las autoridades de fútbol o con el gobierno. Peor aún, lo hicieron sin dialogar con sus propios fans.

Fue una propuesta sorda, pero los dueños de estos clubes no podrán haber ignorado el rugido de indignación desde todos las áreas de la comunidad de fútbol durante las últimas 24 horas.

Este movimiento va en contra al espíritu propio del fútbol. Es un deporte donde un equipo como el Leicester City quede ascender desde League One (3ª) a coronarse campeón de la Premier League en menos de una década, para enfrentarse a los grandes clubes europeos en la Champions League.

En su lugar, un puñado de dueños quieren crear un sistema cerrado de clubes a la cima del deporte. Una liga basada en riqueza y reconocimiento de marca, en lugar de méritos deportivos.

No toleraremos que el fútbol sea despojado cobardemente de las cosas que lo hace el deporte más querido por millones alrededor del país.

Como conservador, creo de forma apasionada en defender las instituciones británicas, y la riqueza de nuestro patrimonio nacional. Son fundamentales en nuestras identidad nacional y ayuden a construir una sensación de pertenencia entre personas de distintas edades y perfiles sociales.

Al igual que el Gobierno no dudaría en tomar acciones cuando otros aspectos de nuestra vida nacional están bajo amenaza, tampoco dudaremos en proteger una de nuestras instituciones nacionales, el fútbol.

Esto es primero el trabajo de las autoridades de fútbol, y hoy me he reunido con la Premier League, The FA y el presidente de UEFA. Las autoridades tienen reglas robustas para tratar estos asuntos, y entiendo que ya están mirando opciones para enfrentarse a esta situación.

Mi mensaje para las autoridades de fútbol fue inequívoco: tienen nuestro apoyo al 100%.

Pero que no dudemos, si ellos no pueden tomar medidas, nosotros (el Gobierno británico) lo haremos. Pondremos todas las opciones sobre la mesa para impedir que esto suceda. Estamos mirando todas las opciones, desde reforma gubernamental y derecho de competición, además de mirar mecanismos que permiten que el fútbol se organice en Reino Unido.

He hablado con el Primer Ministro esta mañana, y estamos trabajando rápidamente dentro del Gobierno y con las autoridades del fútbol".

Reforma de la propiedad de los clubes

El Gobierno británico ha puesto en marcha una revisión de la propiedad de los clubes ingleses para acercarlo al modelo alemán, donde el 51 % del equipo debe pertenecer a los socios.

La regla del 50+1 del fútbol alemán obliga a que un club, para poder competir en la Bundesliga, tenga más del 50 % del accionariado en manos de los socios y Oliver Dowden, secretario de Cultura y Deporte del Gobierno británico, ha prometido una revisión del modelo inglés para acercarlo al germano.

"Esta revisión cubrirá la sostenibilidad del fútbol masculino y femenino, el flujo financiero en la pirámide y la regulación la meritocracia, evaluada por un regulador independiente. Debido a la propuesta de este fin de semana, también se considerará cómo los aficionados pueden tener más voz y los modelos que mejor se adecúan a ello", dijo Dowden en la Cámara de los Comunes.

"Estamos del lado de los aficionados y sus voces tienen que ser oídas cuando se trata del futuro del deporte de este país. Esto empieza en los aficionados y acaba con ellos", añadió.

De este modo se acabaría con el modelo actual que permite que empresas privadas y externas posean el 100 % de los clubes ingleses, como ocurre en el caso del Liverpool y Manchester United, con grupos estadounidenses, el Manchester City, el Arsenal y el Chelsea, de Roman Abramovich.

"Durante los pasados meses he tenido reuniones con los aficionados y con las asociaciones que los representan para desarrollar propuestas sobre la revisión del sistema. Siempre he tenido claro que no quería ponerlo en marcha hasta que el fútbol volviera a la normalidad tras la pandemia. Tristemente, estos clubes han dejado claro que no tenía opción. Han decidido anteponer el dinero a los aficionados", apuntó Dowden.