DEPORTIVO

La posible lesión de Keko, otro miedo más para el Deportivo

Keko Gontán está pendiente de pruebas médicas en los isquiotibiales. Factor desequilibrante, el madrileño podría perderse los dos últimos partidos de liga.

0
Keko Gontán, en el partido ante el Marino de Luanco.
PACO PAREDES AS

El Deportivo regresó de su visita al Marino de Luanco con un paupérrimo empate (0-0) que le condena a seguir sufriendo para poder jugar la próxima temporada en Primera RFEF. Los de Rubén de la Barrera perdieron esta jornada el liderato en favor del Racing de Ferrol y han visto como el Numancia se situaba a solo dos puntos de distancias. Así, a solo dos jornadas del final, los blanquiazules no tienen ni mucho menos asegurado terminar entre los dos primeros. Un nuevo golpe que además vino acompañado de un pobre partido en el solo inquietaron en el tramo final a un rival que no se jugaba nada y que es el colista del grupo.

El decepcionante resultado en el Municipal de Miramar puede no ser la única mala noticia para los coruñeses. Keko Gontán, líder y conductor del juego ofensivo del equipo, tuvo que pedir el cambio y podría estar lesionado. El atacante madrileño se sentó en el césped después de golpear un balón cuando solo había transcurrido dos minutos del segundo tiempo. Después de ser atendido por el cuerpo médico, se decidió sustituirle y Rayco ocupó su puesto en el equipo.

Las primeras exploraciones realizadas detectaron molestias en los isquiotibiales de su pierna derecha. El jugador está ahora pendiente del resultado de las pruebas médicas para saber si existe lesión o no. De confirmarse, lo más probable es que haya dicho adiós a la temporada y no pueda jugar los decisivos partidos frente al Langreo y Numancia. El peso de Keko Gontán en este Deportivo es total y su lesión en la primera fase del campeonato (desde la jornada 6ª a la 11ª) coincidió con el hundimiento del equipo. Esta lesión fue en el sóleo de su pierna derecha en noviembre y reapareció en Copa ante el Alavés en enero, pero volvió a recaer y estuvo dos meses y medio sin jugar en liga.